Antonio Barceló: mucho más que un corsario, Premio Algaba

Agustín Rodríguez González ha obtenido el XIV Premio Algaba 2016 de Biografía, Autobiografía, Memorias e Investigaciones Históricas por su obra “Antonio Barceló: mucho más que un corsario”.

Nacido en Madrid en 1955, Agustín Rodríguez González es Doctor en Historia por la Universidad Complutense y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia. Es autor de más de una treintena de obras, colaborador asiduo en diferentes revistas, blogs y medios especializados con artículos e investigaciones. Sus más de cien trabajos han sido galardonados con destacados premios y distinciones.

Ha merecido en cuatro ocasiones el Premio Virgen del Carmen de la Armada Española, el Almirante Francisco Moreno de la Revista General de Marina, el Ángel Herrera de la Fundación San Pablo CEU y otros. Entre otras distinciones posee la Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco. Es Consejero colaborador del Órgano de Historia y Cultura Naval de la Armada Española.

"<yoastmark

“Antonio Barceló: mucho más que un corsario”

El libro “Antonio Barceló: mucho más que un corsario” es un apasionante recorrido por la vida y hazañas de Antonio Barceló, un hombre sencillo que pasó de ser un simple marinero a convertirse en héroe de la Real Armada española, gracias a su ingenio y valentía. El próximo mes de enero de 2017 se cumplirán 300 años de su nacimiento.

Antonio Barceló y Pont de la Terra (Palma de Mallorca, 1 de enero de 1717-ibídem, 25 de enero de 1797) fue un modesto patrón mallorquín, de familia humilde y plebeya que, cuando se exigía la hidalguía para ser oficial en la Armada o en el Ejército, de escasa formación académica e intelectual, logró entrar por méritos propios en esa elitista Armada y llegar nada menos que a Teniente General de ella, cuando todo en la sociedad, leyes y costumbres de la época se oponía frontalmente a tan alto encumbramiento.

<yoastmark

Barceló, un corsario español

Barceló cambió la manera de combatir en el Mediterráneo con las mismas armas y tácticas que sus enemigos piratas. Se convirtió en corsario al servicio de la corona española. Con los jabeques (embarcaciones propias de estas aguas, con remos y velas) artillados fuertemente logró poner en jaque a los peligrosos bandoleros que amenazaban las costas españolas.

Más tarde, con la adaptación de poderosas baterías artilleras sobre barcazas, fue determinante en los distintos asedios de Gibraltar. Y a él se debe, también en 1784, la última victoria hispana sobre la ciudad de Argel, epicentro de toda la piratería berberisca. Antonio Barceló es quizá el último marino que alcanzó los mayores rangos de la Armada española por la fuerza de los hechos, sin haber pasado por una escuela de marinos y sin pertenecer a una estirpe de recio abolengo.

La obra “Antonio Barceló: mucho más que un corsario” está editada por Edaf.

Más información: www.edaf.net