La costa de Almería, diversidad y encanto

Situada al suroeste de España, en Andalucía, limitando con Murcia y Granada, Almería cuenta con un litoral de 214 km. de playas que acarician al mar Mediterráneo. Su naturaleza se caracteriza por combinar mar y desierto y posee una de las huertas más fértiles de todo el continente ya que su clima, condicionado por la situación geográfica y los vientos cálidos, es perfecto.

En Almería podremos disfrutar de buen tiempo que se prolonga durante la mayor parte del año, con temperaturas muy agradables y abundantes horas de sol y playa. Tierra de contrastes paisajísticos, en Almería pueden encontrarse desde las cumbres blancas de Sierra Nevada hasta el Desierto de Tabernas (único del continente europeo). En este reportaje recorremos los principales lugares de la costa almeriense.

Nuestra primera parada es Vera, un pueblo con mucha historia. La situación estratégica de las tierras de Vera dentro del Reino de Granada llevó a Fernando El Católico en la primavera de 1488 a penetrar en la comarca en su avance para controlar el Reino. Sin serios intentos de resistencia, el alcalde de Vera hizo entrega de la Ciudad al Rey Fernando. El ejército cristiano plantó sus reales en las inmediaciones de Vera (conocido dicho lugar como “El Real”) y allí acudieron a prestar juramento de fidelidad los moros de las poblaciones de la comarca. Vera quedó vinculada a la Corona como ciudad de realengo, y en 1494 los Reyes Católicos la concedieron Fueros y Privilegios de ciudad.

La Plaza Mayor de Vera, arropada por la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación y el Ayuntamiento, es el centro neurálgico de la localidad y una de las plazas principales. Reformada en varias ocasiones, su forma actual data de finales del s. XX. Destaca la céntrica fuente romántica de hierro fundido de mediados del s. XIX.

La Iglesia – Fortaleza de Ntra. Sra. de la Encarnación fue erigida durante la primera mitad del siglo XVI. La singularidad de esta iglesia responde a la estructura mudéjar-andaluza de tipo fortaleza por el fin defensivo que debía cumplir, ya que la zona era un enclave cristiano rodeado de población morisca y estaba continuamente acechada por el peligro berberisco que representaba el mar. De estilo gótico tardío con una decoración interior barroca, destaca el Retablo Mayor, de pino de Canadá, colocado a finales del s. XVIII y, el retablo de la Virgen de la Victoria, situado en la Capilla Mayor con alusiones a la preocupación por el peligro de los ataques moriscos.

Seguimos nuestro camino por la costa para llegar a Cuevas del Almanzora donde encontramos la antigua ciudad púnico-romana llamada Baria donde podemos disfrutar de calas y playas de primer nivel.

Dejamos atrás Cuevas del Almanzora para llegar hasta Garrucha nos dirigimos al monumento al pescador que fue construido en 1991 en honor a los pescadores y hombres de la mar fundadores de la localidad. Está ubicado en el Paseo Marítimo, frente al puerto. La escultura, cincelada en mármol blanco por la artista María de los Ángeles Lázaro Guil, representa a dos esforzados marineros manejando las artes de pesca y el pescado capturado. Representa sin duda las formas de vida de Garrucha, un pueblo en el que la pesca es la protagonista y su playa protegida por el espigón del puerto y por otro fino espigón artificial se abre esta hermosa playa del litoral almeriense. Con 1370 metros de longitud y unos 12 metros de anchura, resulta tranquila para el baño en cualquier época del año.

La próxima parada es Mojácar, que se encuentra a 90 km. de Almería capital hacia el norte, situada al final de Sierra Cabrera. Linda al sur con Carboneras y al norte con Garrucha. Desde 2013 está incluida en la red de Pueblos más bonitos de España y es que el laberinto de calles de casas blancas, con reminiscencias de arquitectura Mudéjar, es una de las visitas imprescindibles de la provincia. El pueblo está dividido en dos núcleos urbanos bien diferenciados: Mojácar Pueblo y Mojácar Playa.

Tradicionalmente, los habitantes de Mojácar pintaban en las puertas de sus casas la figura del Indalo, mucho antes de que se llamara así, buscado protección frente a las cotidianas adversidades. Es por esta razón que Mojácar ha sido tradicionalmente el Pueblo Indalo… Según una leyenda urbana, Walt Disney no habría nacido en Chicago, sino en Mojácar, hijo ilegítimo de un médico y una lavandera. La supuesta madre habría emigrado a los Estados Unidos, donde habría dado a su hijo en adopción a la pareja formada por Elías y Flora Disney. Según esto, el verdadero nombre de Walter Disney habría sido José Guirao Zamora. Supuestamente, en los años 40, unos enviados de Disney habrían estado en Mojácar haciendo  comprobaciones en los archivos parroquiales de la localidad, pero sin embargo, no hay resultado alguno. ¿Quién sabe qué paso de verdad?

Nuestros pasos se encaminan hacia el sur, para llegar a Carboneras, cuyo casco antiguo se originó gracias a la construcción en el siglo XVI del Castillo de San Andrés. Está formado por bellas casas blancas en su mayoría situadas a escasos metros de la costa y con unas maravillosas vistas del mar Mediterráneo.

Situada frente a la playa de las Marinicas, en la salida de Carboneras hacia Aguamarca, llegamos a la Casa del Laberinto. Fue construida por el arquitecto belga André Bloc en el año 1964. Presenta una original arquitectura, cuya disposición le ha dado el sobrenombre de “Laberinto”. Todas las habitaciones son redondas, de ahí su apariencia exterior. Bloc levantó esta casa con la intención de utilizarla como su lugar de residencia  desde el momento en que se jubilara, pero, desgraciadamente, murió antes de poder trasladarse, por lo que la casa quedó abandonada. Hoy es un icono de la localidad.

Otro lugar muy interesante es el Puerto Pesquero, construido en 1991. Da refugio a una importante flota pesquera, dedicada especialmente al palangre y arrastre, aunque también se pueden ver pequeñas embarcaciones de recreo y traíñas de pesca artesanal. Entre sus instalaciones destaca la lonja de pescado.

Agua Amarga nos espera en el municipio de Níjar, con un núcleo de población bastante pequeño; no obstante las colinas que rodean al pueblo están salpicadas por casitas blancas de esmerada arquitectura. Paseando por las calles del pueblo, especialmente en torno a la plaza, podemos encontrar algunas tiendas de moda y complementos de aire “chic”, muy recomendable.

Destaca también de este pueblecito la exuberante vegetación que asoma en terrazas y balcones o la cantidad de árboles cercanos a la playa que encontramos teniendo en cuenta las características climáticas de la zona. La playa perfectamente alineada al pueblo crea una conjunción fantástica, en cuanto a accesibilidad y vistas.

Las Negras recibe este nombre del monte que está a la izquierda del pueblo, Cerro-Negro, tiene una gran masa de material volcánico de color oscuro, que por efecto de la erosión ha esparcido sobre el mar y las playas del pueblo piedras negras que llenan las orillas de este color.Hace años Las Negras estaba habitado casi exclusivamente por pescadores, hoy en día el pequeño pueblo comparte esta actividad con el turismo.

La mitad de sus, poco más, de trescientos habitantes censados son extranjeros, mayoritariamente alemanes, que han elegido la zona de Las Negras como su residencia, atraídos por la tranquilidad y belleza del paisaje. No obstante si nos acercamos a la playa del pueblo podemos ver las barcas de los pescadores que cada noche siguen faenando en sus aguas, y paseando por sus alrededores aún es posible cruzarse con algún rebaño de ovejas o cabras de algún pastor local, que aún utiliza los pastos de Cabo de Gata. En contraposición a las viviendas tradicionales podemos encontrar hoteles y nuevas construcciones que a pesar de su modernidad no desentonan, ya que entre otras cosas respetan la altura y el color blanco de las viviendas.

En Roquetas de Mar, a 19 km. de Almería, encontramos un municipio que comprende una franja litoral al Suroeste de la provincia, incluyendo, entre otros, los núcleos de Aguadulce, El Parador, Las Marinas, Urbanización y Las Salinas. A su término pertenece parte de un espacio de un gran interés ecológico, la Reserva Natural de Punta Entinas-Sabinar, complejo de dunas, playas y lagunas de gran interés ecológico. Muchas de sus tierras están dedicadas a la agricultura intensiva de invernadero (plástico) pero su actividad más importante es el turismo de sol y playa, habiéndose convertido en la zona turística más importante de la provincia, con centros de primer nivel como Aguadulce, la Urbanización o la misma Roquetas, gracias a unas playas cuidadas y limpias, y a unos servicios e instalaciones excelentes.

Llegamos a nuestro principal destino, la preciosa Almería. Si algo no hay que perderse en Almería es su Alcazaba. Es la mayor y más antigua que cualquiera en Europa, es resumen de la historia de una Almería gloriosa y desconocida que se nos muestra majestuosa como nunca dominando el Mediterráneo. El recorrido más interesante debe cubrir la calle Concepción Arenal, Plaza Flores y Calle de las Tiendas, pasando por el Convento de las Clarisas y entrando en la Plaza Vieja y hacia la Alcazaba y posteriormente descenso por la Calle de la Reina, fachada del Convento de las Puras y Plaza de la Catedral donde espera la majestuosa  Catedral. El Paseo de Almería, la calle más animada con la posibilidad de tapear y visitar comercios.

Cabe destacar el Cable Inglés, un cargadero de mineral de la sociedad «The Alquife Mines and Railway Company Limited», ejemplo de la arquitectura del hierro, concluida su construcción en 1904. Unía la estación con el puerto. El muelle o cargadero de “El Alquife” es una obra de ingeniería, concebida para utilizarla como medio de transporte, almacenaje y embarque del mineral procedentes de las minas de hierro de Alquife (Granada) por vía marítima. En 1998 fue declarado bien de Interés Cultural.

El Paraje Natural Desierto de Tabernas está situado al norte de la ciudad de Almería, entre las sierras de los Filabres y de Alhamilla, que la aíslan de las corrientes húmedas del cercano mar Mediterráneo. Cárcavas, taludes, torrenteras y ramblas. Desierto y desolación. Paisaje transportado desde los ricos fondos marinos del Mediterráneo hasta estas calcinadas y áridas llanuras almerienses.

Otro lugar muy recomendable para pasar un día inolvidable es el Parque temático “Oasys Mini Hollywood” a unos 120 km. de la Capital. Tiene una superficie de 30 Hectáreas y una reserva Zoológica de 800 animales de 175 especies diferentes, con más de 4.000 árboles  y una zona de piscinas para el verano. Aquí podemos disfrutar del Show del Oeste, el Baile del Cancán en el Salón y en la calle principal carreras disparos y peleas entre buenos y malos, un espectáculo de Papagayos y pasear por todo el complejo, visitando su exposición de carteles y maquinas de filmación y los decorados del poblado; también podemos hablar con los actores.

Este fue el paraíso cinematográfico de Hollywood durante veinte 20 años, de 1960 al 1980. Por sus escenarios se han paseado actores y directores famosos: Orson Welles, Alain Delon, Brigitte Bardot, Sean Connery, Anthony Quinn, Claudia Cardinale, Clint Eastwood., Raquel Welch…. El Desierto de Tabernas posee singulares, hermosos y enigmáticos paisajes que fueron recrearon escenas de legendarias películas de la historia del cine, tales como “El bueno, el feo y el malo”, “Lawrence de Arabia”, “Cleopatra”, “La muerte tenía un precio” o “Indiana Jones y la última cruzada”.

Dónde alojarse:
En Roquetas de Mar
Hotel Playa Luna
Avda. Playa Serena, s/n, 04740 Roquetas de Mar, Almería
Teléfono: 950 18 48 00

En Almería
Hotel Zimbali Playa
Av. Ciudad de Alicante, s/n, 04620, Almería
Teléfono: 950 61 74 74