Información
de los mejores destinos turísticos
REPORTAJE

Viajes por España | Dos días inolvidables | Tiempo de ocio | Conoce mundo | Alojamientos rurales | Gastronomía | Álbum de fotos

   

Vigo, esplendor urbano y rural.

Imprimir | Home

Vigo cuenta con una amplia oferta de servicios culturales, gastronómicos, paisajísticos y de ocio. Con un clima suave y un entorno en el que se conjuntan a la perfección el verde de los parques y el azul del mar, Vigo es un lugar ideal para pasar unos días de descanso en contacto con la naturaleza, sin perder de vista las facilidades de las ciudades modernas.

Departamento de Contenidos, Gulliveria. Enero 2005.

 

  ENTORNO E HISTORIA

La más meridional de las rías gallegas, la de Vigo, es amplia y fecunda. En su seno se despliega la ciudad de Vigo, vista de frente por los pueblos de Cangas y Moaña, en la otra ribera. Las islas Cíes completan un paisaje que goza de un suave clima durante todo el año. Un entorno del que disfrutan casi trescientos mil vigueses. 

La temperatura media anual de 15ºC dá una idea del tiempo que reina desde el estrecho de Rande a las islas Cíes. Las más de 2000 horas de sol por año superan también la media gallega. Y la puvliosidad, de poco más de 1400 litros por metro cuadrado, contrasta con los más de 2000 que caen en Compostela. 

Una bonanza climática que se une al dinamismo propio de la ciudad para atraer a una población flotante de 500 mil personas. Unos ciudadanos que se reparten por las diversas áreas de la ciudad. Además de la costa espléndida, del febril centro urbano, existe también un Vigo que se extiende por Matamá, Beade, Zamáns o Valadares. Un Vigo que muestra su esplendor rural y natural a través de una senda panorámica de 57 quilómetros. Recorriéndola podemos observar los recovecos más enxebres y verdes de la ciudad olívica.

 
Las Islas Cíes.


Vista general de Vigo.

Vigo cuenta con abundantes playas a lo largo de su costa. Algunas, integradas en el casco urbano como las de Teis; otras, auténticas reservas de diversidad biológica como las de las islas Cíes. Los distintos arenales vigueses con otra forma de acercarse a la ciudad, a sus parroquias. Un espacio de ocio pero también habitats naturales que hay que conservar.

Vigo estuvo habitada por castreños y romanos. Padeció los ataques por mar de los piratas ingleses y también tuvo que luchar en tierra contra los franceses. La llegada de los catalanes impulsó el desarrollo industrial de la ciudad, que desde su fundación no dejó de crecer. A finales del siglo XVI, la villa contaba con 868 vecinos, que pasaron a ser 15.000 en los últimos años del XIX.

 

QUÉ VER  

Iglesias románicas, casas señoriales pertenecientes a la hidalguía, edificios modernistas, esculturas de artistas gallegos contemporáneos y otros monumentos salpicados por la ciudad conviven con un entramado urbano y moderno. Sólo hay que dar un paseo por Vigo para descubrirlo.

Concatedral de Santa María 

Localizada en el barrio histórico, la colegiata es, sin dudas, el templo más popular de Vigo ya que acoge la imagen del Cristo da Victoria de intensa devoción popular en la ciudad. Presenta tres naves cubiertas de bóveda de cañón corrido, con las laterales muy estrechas y la central de gran anchura. La separación entre naves se hace a través de 12 columnas dóricas con su correspondiente entablamiento con triglifos y metopas. 

Aunque sus orígenes se remontan a seis siglos atrás, en 1589 el pirata Francis Drake saquea la población, quema la iglesia, los monasterios y 270 viviendas. La iglesia que contemplamos hoy fue proyectada en 1811 por el arquiteto Melchor de Prado Mariño, pese a que, debido a la presencia francesa en España, la aprobación del proyecto por la Academia de San Fernando espera hasta febrero de 1815. La primera piedra se coloca en 1816, demorándose la finalización de las obras hasta 1836.


Iglesia de Santa María.

Al Cristo de la Victoria, situado en la iglesia-concatedral de Santa María, se le atribuye popularmente la victoria sobre las tropas napoleónicas que invadieron Vigo en 1809, mérito por el que fue nombrado patrón de la ciudad. La figura también recibe el nombre de Cristo do Sal, pues esta era la mercancía que transportaba el mercante que la rescató del mar, cerca de las islas Cíes, depués de que alguien la arrojase a las aguas para evitar que cayese en manos de los piratas ingleses. 

La Porta do Sol es el centro comercial e histórico de la ciudad. La Porta do Sol está presidida por el Sireno, obra del escultor Francisco Leiro. Sobre dos columnas se sitúa una figura fundida en acero, representación de un personaje imaginario, híbrido de pez y hombre, con la mirada puesta en el mar. La Iglesia de Castrelos, templo de estilo románico del siglo XIII, acoge cada año las romerías de San Brais y As Candelas con asistencia de devotos que, siguiendo la tradición, hacen ofrenda de exvotos para curar los males. 

El Monumento a José Elduayen, obra en bronce de Agustín Querol fue inaugurada en 1896 en homenaje al ingeniero y político José Elduayen. Elduayen nació en Madrid en 1823 pero es considerado vigués de adopción y uno de los grandes benefactores de la ciudad. El monumento se erigió por iniciativa popular y se costeó por suscripción pública. El Monumento al Trabajo es un grupo escultórico de Ramón Conde, una de las figuras claves del arte gallego del siglo XX. Situado al comienzo de la Gran Vía, donde confluyen las calles Lepanto y Urzáiz, muestra siete marineros tirando de unas redes y pretenden ser un homenaje a los trabajadores del mar, que tanto realizaron por el desarrollo de Vigo.

Os Cabalos es un grupo escultórico en bronce de Xoán Xosé Oliveira que preside la plaza de España. Se trata de un homenaje a los caballos salvajes que poblaban el monte do Castro. En los montes de Vigo, todavía pacen los caballos bravos, que se marcan cada año en los “curros” de Mougás y Torroña. Representa un grupo de cinco caballos ascendiendo por un torrente. El conjunto pesa 40 toneladas, alcanza los 18 metros de altura y en la base lleva un estanque de diez metros de diámentro. 

         
Os Cabalos.

El monumento denominado Puerta del Atlántico preside la plaza de América y fue realizado por Silverio Rivas. El conjunto está integrado por tres elementos, el principal es un arco que simboliza la puerta enclavada en un estanque circular y dos más situados en la Gran Vía y en el inicio de la avenida Castelao, complementarios por proceder los tres de un mismo bloque granítico. La preciosa ermita de A Guía es otro de los monumentos a visitar, por su ubicación y estilo.

Los parques forestales de Vigo, situados a escasa distancia del centro de la ciudad, disponen de unha superficie total de 705.460 m2. Los parques permiten satisfacer la demanda de los que desean estar en contacto con la naturaleza de una forma más directa, disfrutando de marcos incomparables, tanto por su situación y dotación de mobiliario forestal, como por su proximidad que evita desplazamientos largos en el tiempo de ocio. 

A esta situación hay que añadir la múltiple oferta para las personas amantes del senderismo, ya que todos los parques forestales están comunicados por los senderos GR que posibilitan la combinación de aventura, naturaleza, deporte, conocimiento del medio y ocio sin salir del término municipal. Parques como Candeán-Vixiador, Teis-A Madroa, Bembrive, San Andrés de Comesaña... son puntos ideales para dar un paseo en contacto con la hermosa naturaleza viguesa.

            
Parque de San Andrés de Comesaña (izquierda) y Vixiador.

Vigo cuenta además con una completa red de espacios culturales que hacen más acogedora la ciudad para los que viven en ella y mucho más atractiva para quienes la visitan. En esa red de equipamientos hay centros museísticos crónica de su desarrollo cultural que también muestran nuevas realidades y corrientes artísticas como el Museo Municipal "Quiñones de León", el Museo Etnográfico Liste, la Estación marítima, Verbum - Casa das Palabras, el Museo del Mar, el Museo de Arte Contemporánea (Marco) o la Casa das Artes como principales exponentes.

Por último descamos el Parque Natural de las Ciencias - Vigozoo, el único zoo de Galicia; no es un mero recinto de exhibición, sino que constituye un parque de ciencias naturales especializado en la fauna autóctona europea y en la conservación de sus especies. El Parque tiene como uno de sus objetivos el trabajo genético para la recuperación de especies en vías de extinción. Además, desarrolla trabajos sobre la valoración del estrés de animales enjaulados, de anatomía comparada de grandes mamíferos, de los anfibios y reptiles, de parasitología, del desarrollo de larvas de la adaptación reproducitiva de los animales..., adaptando el entorno a las necesidades de cada ejemplar.

Buena gastronomía, buenas playas, instalaciones apropiadas para la práctica de deportes náuticos, conciertos de todos los estilos musicales, el mercado de A Pedra, el Zoo, las islas Cíes... Los recursos turísticos de Vigo hacen de la ciudad un destino atractivo para pasar unas agradables vacaciones a orillas del Atlántico. 

Nuestro agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de Vigo.

   

NUESTRA GUÍA 

Cómo llegar

Por carretera

Hay tres grandes viales para llegar a Vigo. La autovía del Noroeste conecta la ciudad con Madrid y la meseta, a través de 667 kilómetros de carretera. La autovía de las Rías Bajas discurre desde Vigo hasta la autopista del Norte de Portugal, pasando por Tui, Braga, Oporto, hasta enlazar con Lisboa. Esta autovía se conecta con la autopista Vigo-Baiona. Por último, la autopista del Atlántico comunica la ciudad olívica con el norte de Galicia, a través de Pontevedra, Santiago y A Coruña.

En tren

La estación de ferrocarril se encuentra en el centro de la ciudad. Además de enlazar con las ciudades vecinas, la oferta incluye expresos y talgos cada día con Madrid y Barcelona y trenes directos a León, Irún y Ponferrada.

En barco

El puerto vigués recibe cada año miles de pasajeros de cruceros. Respecto a las travesías domésticas, entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, además de Semana Santa, se realizan rutas diarias a las Islas Cíes y excursiones por la ría. Durante todo el año hay transporte horario a las localidades de Moaña y de Cangas del Morrazo. Los billetes pueden adquirirse en la Estación Marítima, en la calle Cánovas del Castillo.

En avión

El aeropuerto de Peinador está situado a 10 kilómetros del centro de la ciudad. 

Dónde alojarse

Hotel Ensenada
Alfonso XIII, 11.
Tfno: 986 44 74 40

Hotel Lisboa
Gran Vía 1 y Urzaiz, 50.
Tfno: 986 41 72 55.

Ciudad de Vigo
Concepción Arenal,5
Tfno: 986 227820

Dónde comer

El Timón Playa 

Rua Canido,8
Tfno: 986 49 11 26

La Góndola
Ronda de Don Bosco,62
Tfno: 986 22 21 63

El Castillo
Parque del Castro s/n
Tfno: 986 42 11 11

Más información

Concello de Vigo 
Praza do Rei nº1.
36202 Vigo.
Tfno: 986 81 01 00.

Comentarios

Tu experiencia, tus preguntas: