La Puebla de Cazalla, cuna del flamenco, en Sevilla

La Puebla de Cazalla es una localidad de la Provincia de Sevilla. Es conocida por el prestigioso Festival de Cante Jondo, muestra de lo mejor del país en materia flamenca (estilo palo seco, guitarrita, taconeo…). En este paseo recogemos además los puntos de atención más interesantes para el visitante.

La historia de La Puebla de Cazalla

Recuerdos muy lejanos distan de la actualidad, cuando la población era conocida como Kasala, en épocas de las incursiones de Omar ben Hafsum. Tras la Reconquista del lugar en 1.240 por Fernando III “El Santo” El Castillo pasa a ser encomienda de la O.M. de Calatrava, y con ella el cambio de nombre, para pasar a llamarse Cazaba de la Frontera. Don Pedro Téllez Girón establece las ordenanzas de repoblación CARTA PUEBLA. Se conservan las dictadas por su hijo Juan Téllez Girón, de 1.501. De ahí hasta hoy La Puebla de Cazalla ha deambulado en épocas de más bonanza mezcladas con algunas no tan buenas.

Un paseo por La Puebla de Cazalla

Un recorrido por el pueblo puede partir de la Parroquia de Ntra. Sra. de las Virtudes. Este gran edificio, encuadrado en la antigua Plaza Real, popularmente llamada Plaza Vieja, hoy rotulada con el nombre de Plaza Cardenal Spinola, constituía el antiguo centro urbano, a cuyo alrededor se desarrolló el pueblo. Su antigüedad data del S. XVI siendo entonces una plaza porticada con numerosas tiendas a su alrededor.

La Parroquia Ntra. Sra. de las Virtudes tuvo sus inicios a finales del S. XVI y principios del S. XVII, aunque no se conoce fecha exacta, ya que los archivos perecieron en un incendio durante la Guerra Civil. La parroquia como comunidad de fieles fue entregada por Alfonso X ” el Sabio” a la Iglesia Hispalense y esta la entregó a la orden de Calatrava. El templo lleva el nombre de Ntra. Sra. de las Virtudes, patrona de La Puebla de Cazalla, en honor a la devoción que profesaba dicha orden a esta Virgen. El actual templo parroquial terminó sus obras hacia 1884, construido sobre las ruinas de una antigua iglesia mudéjar, que ya se encontraba en estado ruinoso tras la Revolución Francesa pues “… los franceses la ocuparon, y de ella hicieron un fuerte, de modo, que a su retirada, los muros estaban calados de troneras”.

Este templo es de estilo Neoclásico, tiene portada situada a los pies de la nave de mármol y adintelada. Su retablo mayor de cerámica vidriada, único en la provincia, realizado por Enrique Orce (1941), reproduce en grandes paneles de azulejos imágenes de Rafael y otros pintores del Quattrocento italiano. A la vez, este retablo también acoge las imágenes de San Marcos (1600) y San Blas (XVIII), albergando en la calle central la imagen de Ntra. Sra. de las Virtudes, y el Sagrado Corazón de Jesús de Castillo Lastrucci.

De la imaginería es de destacar, un Crucificado del siglo S. XVII, la Virgen con Niño de Alarcón, San Antonio de Padua del siglo XVIII, Santa Ana con la Virgen Niña de Montes de Occa, y la Hermandad de la Triunfal Entrada de Jesús en Jerusalén.

Varias fueron las ermitas y oratorios situados en el casco urbano de La Puebla de Cazalla y en los campos de su término durante los siglos pasados, pero por desgracia todas ellas desaparecidas a mediados del siglo XVIII, exceptuando la Ermita de San José. Esta ermita está consagrada a San José, patrón de la localidad, el cual sale en procesión el 19 de Marzo. Fue construida a principios del siglo XVIII y realizó funciones de parroquia durante las obras del convento en el S. XIX.  La ermita es un edificio barroco aunque por ser ermita y de zona rural no presenta la decoración exuberante y recargada de la segunda mitad de este siglo, sino que se caracteriza por la sencillez de sus líneas y lo elegante de su porte, a pesar de ser de pequeñas dimensiones.

Entre las imágenes que alberga, destacan un pequeño crucificado conocido como “Cristo del Amor” del S.XVII y Ntra. Sra. de la Consolación del S. XVII, procedente de la desaparecida ermita de Santa Ana.

La Plaza del Convento acoge al Convento Ntra. Sra. de La Candelaria, fundado en 1550 por el IV Conde de Ureña, D Juan Téllez Girón. En la actualidad, el convento está a cargo de las Hermanas Franciscanas del Rebaño de María, a las que pasó a principios del s. XX.

El conde señaló el lugar de su construcción con una cruz de madera. Una vez construido el Convento, la cruz de madera fue sustituida por otra de hierro que desde entonces preside La Plaza del Convento. En los primeros años de la década de los ochenta se modificó sustancialmente el aspecto de la plaza, añadiéndose a la cruz existente otras dos, de nueva factura, que se colocaron en sendas columnas de mármol que antaño sustentaron el coro de la iglesia del convento y se rodearon de una gran verja con cuatro faroles, al estilo de las muy conocidas plazas cordobesas y sevillanas.

El Convento Ntra. Sra. de La Candelaria es un edificio con planta de cruz latina. Sobre el crucero se coloca una cúpula de finales del S. XVI con restos de ornamentación de yeserías con motivos de rocalla

El Retablo Mayor es obra de los Talleres de Estepa y corresponde al segundo tercio del S. XVIII. Este retablo es de tipo hornacina en madera dorada y policromada. La decoración se realizó a base de estípites y hojarasca. En el ático aparece un relieve de Santo Tomás de Aquino del S. XVIII y en el centro la imagen de la Divina Pastora.

Las hermandades que fueron fundadas en la Parroquia, ante la imposibilidad de volver a ella se instalaron definitivamente en la iglesia conventual, construyendo sus capillas en los lugares que actualmente ocupan. Así podemos encontrar la capilla de Ntro. Padre Jesús Nazareno, Mª Santísima de Las Lágrimas y San Juan Bautista. La capilla del Stmo. Cristo de las Aguas y Mª Santísima de los Dolores, siendo ésta la imagen de candelero más antigua que se conserva en esta iglesia, obra de José Montes de Occa del año 1717.

La capilla de la Hermandad de la Vera Cruz, fundada con anterioridad al año 1647, cuyas imágenes titulares son un Crucificado anónimo del S XVI-XVII y Mª Stma. del Mayor Dolor en su Soledad, obra del s. XVIII, igualmente anónima. En esta misma capilla se halla también la obra que según muchos es la de mayor valor artístico que posee La Puebla de Cazalla: el Estandarte de la Vera Cruz realizado en seda bordada y oro, con imagen de Cristo Crucificado, obra del S. XVII. Todas estas imágenes salen en estación de penitencia en Semana Santa.

Espacios verdes en La Puebla de Cazalla

La mayoría de los espacios verdes con los que cuenta la localidad, a excepción del Paseo Francisco Bohórquez y la Plaza Nueva, son de reciente creación, aunque no por ello podemos decir que la superficie destinada a tales usos sea escasa sino todo lo contrario. Quizás lo inmediato sea consolidarlos ahora, llenarlos de contenido y mantenerlos en buen uso y estado . Actualmente existen un total de once guardas colaboradores que con su tesón y dedicación hacen posible que todas las plazas y jardines muestren su esplendor y podamos disfrutarlos. Podemos decir que en la Puebla de Cazalla, tenemos un espacio para cada uso. Existen lugares alejados, inmersos en la tranquilidad como el Parque de la Fuenlonguilla, zonas de lectura en generosas sombras como la Plaza del Matadero, La Plaza vieja o la Plazoleta de la Ermita.

Hábitats de vegetación naturalizada donde además se puede escuchar el rumor del agua como el Parque del Corbones o la ladera del Cura. Hervideros de chiquillería como el Parque Manuel Azaña, la Plaza de Francisco Moreno Galván, o la Plaza de Las Melias que junto a sitios de gente muy particular como la Plaza de Jardero o la Plaza Nueva completan nuestro viaje por estos lugares.

El barro, protagonista en La Puebla de Cazalla

En La Puebla de Cazalla, pueblo donde se trabaja el barro, con bien cuidados olivares y buenos aceites, donde las gentes son abiertas y hospitalarias, las costumbres culinarias encierran tradición y buen gusto, a partes iguales. Los platos típicos incluyen las aceitunas prietas, el cocido, las “papas aliñás”, el gazpacho andaluz, la jarria (variedad de salmorejo), patatas con bacalao, las gachas, los guisos de espárragos y tagarninas, las tortillitas de bacalao, el salpicón, “majaíllo en tostás”, arroz con bacalao o con castañas pilongas, el menudillo y los callos.

Hay que hacer mención también a otros productos como son los quesos de cabra, el cuajar, las chacinas caseras, el aceite de oliva, las aceitunas, las fresas y las uvas. Entre los dulces típicos destacan los “entornaos” que son empanadillas de cidra hechas al horno, roscos de San Blas, tortas fritas, tortas de manteca, empanadillas, gachas…

Cómo llegar
Por carretera
Municipio situado entre las comarcas de la Campiña y la Sierra Sur sevillanas, en el cuadrante sudoriental de la provincia.

La Puebla de Cazalla se localiza en el extremo septentrional del término municipal y muy cerca del cauce del río Corbones (pantano de La Puebla de Cazalla), que discurre al este. La mayor parte de la población se desarrolla al sur de la antigua travesía de la carretera N-334 (Sevilla-Málaga). La Autovía del 92 discurre al norte de la localidad.

Desde Sevilla, tomar: A-92 en dirección Alcalá de Guadaíra – Granada – Málaga. Pasar cerca de Alcalá de Guadaira. Tomar la salida en dirección Salida 63 – La Puebla de Cazalla.

Dónde alojarse
Hostal Los Ángeles
Carretera Sevilla – Málaga. Km 67

Ayuntamiento De La Puebla De Cazalla
Plaza Cabildo 1
41540 La Puebla De Cazalla – Sevilla
Tel:954 847 023

Nuestro agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla