La Sierra do Courel, un paraje natural de incalculable belleza

La Sierra do Courel, que ocupa parte de las provincias gallegas de Lugo y Ourense, atravesada por el río Lor, es un paraje natural de incalculable belleza, que plasmó como nadie en sus poemas Uxío Novoneyra. Sus cumbres más altas son Formigueiros, Montouto y Pía Paxaro, montañas muy apropiadas para realizar rutas de senderismo y disfrutar de la naturaleza en su estado más agreste y vivo.

La capa vegetal del lugar, muy abundante y rica, aparece cubierta de uces y robles, y en las zonas altas, podemos ver los bosques de encinas, “agranas” y “cerelos”. Sus valles están rodeados de montes de castaños. Las aldeas de la sierra, localidades pequeñas con casas de pizarra, que en algunas ocasiones comparten sus pórticos, están llenas de encanto. En esta cordillera aún se pueden visitar varias pallozas. En O Courel destacan también devesas como la de A Rogueira, una reserva botánica de las más bellas y ricas de Galicia.

Es obligado hacer referencia a la importancia del castaño cuando hablamos de este paraje natural. Su fruto ha sido durante mucho tiempo la base fundamental de la alimentación de los habitantes de esta zona. Era un ingrediente importante de muchas comidas como por ejemplo el caldo de castañas como desayuno, castañas con tocino o leche con castañas. Pero no sólo se utilizaba el fruto sino todo el árbol: las hojas para tapar el suelo de los establos de los animales, la madera y la flor para la producción de miel.

Proponemos una ruta de dificultad baja, con el apoyo de un vehículo, realizando cortos recorridos a pié, apta para todos los públicos e ideal para realizar en familia. La duración estimada es de tres días. La distribución de tiempos debe ser tomada a modo de ejemplo, ya que cada uno puede variarla en función de sus preferencias.

La Sierra do Courel, un paraje natural de incalculable belleza
La Sierra do Courel, un paraje natural de incalculable belleza

Desde la capital de la provincia (Lugo) se toma la C-546 que nos acerca a Samos después de pasar por A Pobra de San Xulián y Sarria. Desde la N-VI a la altura de Pedrafita nos desviamos a la derecha hacia O Cebreiro por la LU-634, que nos lleva de O Cebreiro a Samos.

La ruta por la sierra de O Courel puede comenzar en Samos o en O Cebreiro, dependiendo de las preferencias del viajero. Nuestro consejo es iniciar el itinerario en Samos, donde visitaremos el hermoso Monasterio de Samos, fundado en plena etapa visigótica por San Martiño de Dumio y construido en distintos periodos, por lo que dispone de estructuras románicas, góticas, renacentistas y barrocas. Este templo cuenta con una hospedería, que viene muy bien para reponer fuerzas descansando en un lugar donde la tranquilidad lo inunda todo.

A 10 kilómetros de esta localidad, en dirección a O Cebreiro, por el denominado Camino Francés, está el pueblo de Triacastela donde podemos visitar la iglesia de Santiago de Triacastela. Construida en época románica, sufrió una profunda reforma en el s. XVIII.

A 11 kilómetros de Triacastela encontramos el pueblo de Fonfría, donde es de especial interés la Iglesia Parroquial de San Xoán de Fonfría. Construida en el siglo XVI, sufre importantes reformas posteriores, la más significativa en 1964.

Una vez recorridos 6 km. desde Fonfría, llegamos al lugar de Hospital donde se encuentra otra de las numerosas iglesias de la zona. El templo de este pueblo se abre los domingos para celebrar la misa a las once y media de la mañana.

Continuando el recorrido por la carretera LU-634 encontramos el alto de O Poio, un lugar de gran belleza rodeado de bosques, donde hay un Mirador situado a 1.337 m. de altura. Desde allí se contemplan la Sierra del Rañadoiro y el valle que se forma a sus pies. También podemos ver el monumento al peregrino en el alto de San Roque a 1270 m. de altitud.

Después de observar la belleza de esta zona desde el alto de O Poio, si continuamos en la misma dirección llegaremos al pueblo de O Cebreiro, que está 23 kilómetros, 300 metros de Triacastela. Uno de los monumentos, de parada obligada, que allí se encuentran es el Santuario de Santa María La Real.

Un templo, fundado por el conde Aurillac, construido en el siglo IX, pero que sufre importantes reformas posteriores. Otro de los sitios que se debe visitar en esta localidad es el Museo Etnográfico, ubicado en varias pallozas de O Cebreiro, que conservan su estructura original. Esta población, aparte de por sus monumentos y sus paisajes, es conocida por sus quesos. Todos los años se celebra en la sierra una feria de exaltación de este producto gastronómico.

El segundo día partimos hacia Seoane do Courel. Para llegar a este lugar hay que ir desde O Cebreiro por la carretera LU-634 en dirección a Samos y, a pocos kilómetros de allí, en el lugar de Hospital, nos desviamos a la izquierda hacia esta población por la carretera LU-651. Al llegar a Seoane do Courel en el kilómetro 33, desde O Cebreiro, encontramos un indicador a la izquierda, que pone Visuña, Romeor, y seguimos la señalización. A 4,8 km. de ese cruce, que está en Seoane, aparecen otros indicadores a la derecha, que ponen Visuña y Ferramulín.

Si continuamos recto por esa vía hay otro señalizador, que nos indica como podemos llegar a Romeor y al Túnel-acueducto Romano. A 7,8 km. de Seoane llegamos a Miralles. Continuando en la misma carretera, en el km. 9,6 tenemos un desvío a la derecha con la indicación de Romeor y, en este punto, si continuamos recto vamos al Castro de Romeor y a la Devesa de Romeor, pero la ruta que proponemos es la de entrar en el pueblo.

A partir de aquí la visita al Acueducto Romano de Romeor tiene que ser a pie con una dificultad media/baja. Hay que caminar 3 kilómetros por el curso de un riachuelo de bastante caudal por lo que es aconsejable ir provistos de botas y linterna, ya que unos 200 metros de recorrido, hasta llegar a la otra ladera de la montaña, son casi en penumbra. En el pueblo de Romeor también podemos ver un molino y un horno que todavía se mantienen en funcionamiento.

Una vez visto el Acueducto romano nos incorporamos de nuevo a la carretera en dirección a Millares. Después de Millares pasamos por Mostaz y a pocos metros, 4,8 km. desde Romeor, nos desviamos en el cruce ubicado a la derecha con indicación Visuña-Ferramulín, del que hablamos anteriormente. A 6,1 km. de este cruce nos encontramos a la izquierda con la ruínas del castillo de O Carbedo. En la zona se puede ver también Monte Cido y A Labradiña. Siguiendo por la misma carretera, dejamos las ruínas del castillo a la izquierda y de frente contemplamos la majestuosa y espectacular vista del muro del monte Cido, que en algunos puntos puede alcanzar los 950 metros para después descender suavemente.

En el km. 10 desde Seoane llegando al alto de O Coto, parte un sendero a la derecha que nos llevará a pie a la Devesa da Rogueira. En este punto de nuestro recorrido, por el alto de O Couto, podemos contemplar el techo de Os Ancares: la formación de Formigueiros. Continuando la ruta, pasando 14,4 km., llegamos a Visuña donde hasta hace poco seguían moliendo dos de los molinos que hay en la zona, y a continuación está Ferramulín (km 20,3), donde aún existe un molino en funcionamiento. En la primera subida, al salir de esta población, justo en una curva a la izquierda, está la señalización de la bajada a la Cascada de Vieiros (Km. 22,4) .

Después de recorrer 1.200 metros llegamos a este lugar y, si andamos otro kilómetro más, nos encontramos en A Seara. De Seara pasamos por Soldón y nos vamos a Cruz de Outeiro (km 40). En este punto hay una desviación a la derecha que atraviesa la sierra pasando por Vilarbacú y nos lleva a Seoane do Courel. Este recorrido, debido a su dificulad, sólo resulta aconsejable para realizar en vehículo todo-terreno.

El itinerario propuesto, alternativo a este, conduce hacia Quiroga pasando por Bustelo de Fisteus. Una vez en Quiroga, km. 49,4 desde Seoane do Courel, nos dirigimos por la Lu-651 hacia Folgoso do Courel. En el Km. 12 desde Quiroga llegamos al Alto Do Boi de 1.061 m de altura. En este punto, a la derecha, hay una pista que nos llevará a Pía Paxaro y una desviación a la izquierda que nos acercará al lugar de Vilar. Esta vía, de 3,2 km., aunque está asfaltada, se considera peligrosa por tener una inclinación del 16%. Está por tanto prohibida la bajada a vehículos con remolque o autocares.

Una vez en Vilar visitaremos el lugar que cuenta con una decena de casas pegadas, algunas de ellas con calles muy estrechas y tejados de pizarra. Cruzamos el pueblo y seguimos la ruta de senderismo de Froxán y Vilamor que nos llevará a través de una carballeira de castaños centenarios hasta el Castro de Vilar.

Este está en un meandro del Río Lor, el mismo camino nos conduce a la pequeña ermita de San Roque y, acompañando el sendero, se van encontrando cruces de madera, de 1 metro de altura, muy típicas de la zona. En el Lugar de Vilar también podemos visitar “a Casa do Ferreiro” con una singular muestra de “Trebellos e Aparellos”.

Retomando de nuevo el camino en O Alto do Boi, por la carretera LU-651, tomamos dirección a Folgoso do Courel pasando por Santa Eufemia. En Folgoso do Courel, a 10,3 km. desde O Alto do Boi, se encuentra la desviación a la derecha para visitar Froxán y Vilamor. Nosotros seguimos camino hacia Seoane do Courel por la misma vía para comenzar al día siguiente otra nueva jornada.

El tercer día de la ruta partimos de Seane do Courel hasta la localidad de Samos. Saliendo de Seaone do Courel por la carretera LU-634, a 5,6 Km. llegamos a Ferrería Vella. Continuando recto, si recorremos 2,2 Kms. acompañando al río Lor y girando después a la izquierda nos encontramos el Castro da Torre, del siglo II-IV d.c., que está situado justo en una curva y a pocos minutos andando. Desde este punto, en la misma dirección, llegaremos a Seceda, una población característica por la fantástica restauración realizada gracias a uno de los programas de la Unión Europea, que le ha dado un nuevo aire a esta tierra, en el pasado casi abandonada.

Siguiendo la ruta por una carretera serpenteante, a 14,2 kms. encontramos el lugar de Caselas. A 4 kms. de esta localidad, bajando la montaña por una carretera asfaltada, encontramos un indicador que señaliza que a 2 Km. de ese lugar encontraremos la parroquia de Ferrería do Incio, una población muy característica por el estilo arquitectónico de sus viviendas, donde visitamos el balneario, de propiedad privada y actualmente en proceso de restauración, y la fuente donde se pueden tomar las aguas curativas. Su horario de apertura es de 9 a 12 del mediodía y de 5 a 7 de la tarde.

Si continuamos la ruta llegaremos a la parroquia de Hospital, donde encontramos el majestuoso conjunto de Hospital de O Incio. A 1,7 km. de allí llegamos a Cruz do Incio y, siguiendo la misma dirección, en el kilómetro 17 llegamos a Toldaos. Si desde ese punto nos desviamos a la derecha, en el kilómetro 8,8 llegamos Santa María de Mao, templo de O Incio que para visitarlo hay que preguntar en el pueblo por las llaves, ya que normamente está cerrado fuera de los horarios de culto.

En este lugar se celebra la romería a San Eufrasio, obispo natural de Andújar, cuyos restos reposan en el templo. Es característico el cementerio cubierto que rodea esta construcción religiosa. Sólo se conocen en la zona otros dos casos similares, San Salvador de Mao y San Román de Mao.

Nuestro agradecimiento a Turgalicia.