Un paseo por la historia de Valencia, la capital del Turia

Valencia, la capital del Turia

Valencia cuenta con atractivos muy diversos para satisfacer a viajeros de todo tipo. La capital del Turia tiene atractivos únicos como el Santo Cáliz, el centenario Tribunal de las Aguas o el parque de la Albufera. La variada oferta de ocio, cultura y paisajes naturales y urbanos suma razones para pasar largos fines de semana o unas vacaciones en la capital valenciana.

El trazado de Valencia invita al paseo por un paisaje urbano en el que la luz y la generosidad del clima mediterráneo convierten la experiencia del paseo por la ribera del Turia en el comienzo de una visita de varios días en esta ciudad. Una de las rutas recomendadas es el recorrido por su centro histórico, un paseo de dos kilómetros por una de las ciudades más antiguas de la península ibérica y cuya herencia se nota aún en el carácter abierto de la ciudad.

Ruta por la historia de Valencia

Paso de cartagineses e íberos, su fundación romana… la ciudad de Valencia ha sido testigo de la convivencia de las culturas árabe, judía y cristiana. Durante su época dorada, los siglos XIV y XV, la ciudad se convierte en una de las más importantes de la península por su intensa actividad económica. A ella contribuyó la producción de seda, actividad que contaba con más de doscientos artesanos especializados.

Torres de Serranos

Una de las puertas que se abrían en la muralla, hasta el siglo XIX, momento en que esta fue derribada. Situadas junto a la orilla del antiguo margen del Turia, las dos impresionantes torres dan la bienvenida con un estilo que combina la robustez de las fortalezas con la delicadeza del estilo gótico. Este se aprecia en la portada y en las salas interiores, en los arcos ojivales y en las altas bóvedas nervadas.

Construidas a finales del siglo XIV con finalidad defensiva, por sus dimensiones, han sido utilizadas como cárcel de nobles desde el siglo XVI hasta el siglo XIX y durante la guerra civil fueron acondicionadas para proteger obras procedentes del museo de El Prado de Madrid.

Basílica de la Virgen de los Desamparados

El foro o centro de la ciudad de la Valentia Edetanorum romana se situaba en la actual Plaza de la Virgen. Hoy esta plaza es un lugar de encuentro abierto donde se encuentra la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Para su construcción se reutilizaron algunas delápidas del antiguo foro romano.

El templo se encuentra bajo la advocación de la patrona de Valencia. La devoción que suscita queda patente ya que en su extenso horario de apertura la iglesia es un ir y venir de fieles que abarrotan el recinto en silencio.

El fervor por esta imagen había comenzado en el siglo XV cuando se funda un hospital para enfermedades mentales y se encarga la escultura de la Virgen, para la protección de los enfermos. Según la leyenda, los autores de la talla fueron ángeles.

En el siglo XVII, ante la necesidad de alojar la imagen en una capilla digna de su relevancia, el conde de Oropesa impulsa la construcción de actual iglesia, contando con el favor real de Felipe IV. A lo largo de los siglos la basílica se transforma y va enriqueciendo su decoración, lo que la convierte en un crisol de estilos artísticos.

El arquitecto que lleva a cabo la construcción del edificio es Diego Martínez Ponce de Urrana, quien diseña un trazado trapezoidal con fachadas renacentistas. El estilo exterior es sobrio, destacando la cúpula descentrada que se remata en baldosín azul, típico del levante.

La sencillez de las fachadas contrasta con el estilo interior suntuoso del barroco. El espacio central del templo es de planta elíptica a dos alturas y su decoración data del siglo XVIII. Una balconada suntuosamente decorada con columnas doradas y mármol rodea la estancia principal de la iglesia que se abre en espacios laterales dedicados a las capillas de San José y la del Santísimo Cristo. Corona el espacio la bóveda barroca de Antonio Palomino. Realizada en 1701. El autor consigue crear un efecto de profundidad, como si el techo estuviese abierto hacia el cielo, a través de los círculos concéntricos. En el centro, la Virgen y la Santísima Trinidad sobre los que aparecen una legión de ángeles.

El altar mayor cobija la talla de la Virgen de los Desamparados. De un metro y treinta centímetros, representa a la Virgen con el niño. A esta Virgen se le llama popularmente “la jorobadita” por la curvatura de su espalda. Se debe a que fue diseñada como imagen yaciente y era colocaba con la cabeza sobre un almohadón. La Virgen de los desamparados se encuentra bajo una bóveda de cañón flanqueada por dos filas de columnas con capiteles corintios dorados que sostienen una cúpula semiesférica decorada con frescos.

Palacio de la Generalitat

Frente a la basílica de la Virgen de los Desamparados se erige el torreóndel Palacio de la Generalitat, actual sede del gobierno. En el siglo XIV Alfonso el Magnánimo crea el Consejo de la Generalitat de Valencia. Los entonces diputados no disponían de una sede propia, reuniéndose en la sede de la Cofradía de San Jaime o en la casa de los Centelles. La necesidad de tener una sede fija, céntrica y amplia les lleva a alquilar y posteriormente a adquirir una casa del notario Jaime Desplá. Este edificio se transforma desde el siglo XV con las obras y ampliaciones que se llevan a cabo durante quinientos años hasta adquirir su aspecto actual.

Desde la plaza de la Virgen la Generalitat se muestra el citado torreón renacentista. Se trata de una obra de cuatro plantas realizada en el último cuarto del siglo XVI.

La fachada principal de la calle de los Caballeros alza tres plantas entre las dos torres: la Torre Nova y la Torre Vella. En la planta principal se suceden las ventanas trilobuladas al más puro estilo renacentista.

La suma de diversos estilos que se han sucedido a través del tiempo queda patente en la Torre Vella con un primer piso con arcos góticos, ventanas bajo frontones y el remate de la torre en estilo herreriano.

En el interior el espacio se distribuye entorno al patio abierto con dos alturas. Esta configuración, típica de las casas nobles levantinas, es de estilo gótico flamígero. Para acceder a la segunda planta se construyeron dos escaleras, una de caracol construida en el siglo XV y otra posterior con pináculos y molduras tallados en la piedra de la baranda. Destaca en el patio la escultura de Mariano Benlliure titulada “La Divina Comedia”. En la entreplanta se encuentra la Sala Vella o sala del Consell, del siglo XV. Bajo el artesonado polícromo del techo se celebran las sesiones plenarias del Consell de la Generalitat.

En la planta principal se encuentran la Sala de la Capella o Salón de los Reyes, la Sala de Honor, el Salón de la Chimenea, el de Calixto III y la Sala Nova o Sala de Cortes.

Biblioteca municipal Carles Ross

En una de las esquinas de la Plaza de Virgen, casi desapercibida, está la actual biblioteca municipal Carles Ross. Se trata de un edificio neoclásico que acoge la biblioteca más antigua de Valencia.

Catedral de Valencia

La transformación del lugar que ocupa la catedral es una metáfora de la historia de Valencia. En este espacio se encontraba en época romana un templo. Este se transforma en iglesia con la llegada del cristianismo y los musulmanes la convierten en mezquita. Jaime I retoma su carácter cristiano tras la reconquista de la ciudad en el siglo XIII, celebrándose la primera misa en 1238. La colocación de la primera piedra se hará más de 20 años después

El paseo por la catedral puede iniciarse en la entrada principal de la plaza de la Reina. Se accede a través de la Puerta de los Ferros (hierros). Su llamativa portada barroca se lleva a cabo por el arquitecto alemán Konrad Rudolf.

Con tres cuerpos y de forma cóncava, característica del barroco, se abre en el segundo cuerpo en una gran vidriera oval con la Asunción de la Virgen coronada por la imagen del Espíritu Santo en el último cuerpo.

El Micalet

La torre del campanario es uno de los emblemas de la catedral de Valencia. Su nombre deriva del nombre de una de las campanas que alberga. El Micalet o Miguelete es la campana que marca las horas. Este campanario de finales del siglo XIV, realizado por Pere Balaguer, se construyó separado de la catedral se unió un siglo después.

En el piso superior las campanas se alojan en siete de las ocho ventanas de la torre y la última da salida a la escalera que asciende por el campanario. Sobre este piso, la terraza que luce una crestería calada realizada con posterioridad a la construcción y sin seguir el modelo original.

Capilla del Santo Cáliz

La capilla del Santo Cáliz es de estilo gótico florido. En esta capilla se reunieron las Cortes del Reino y se impartían clases de teología. La bóveda de crucería en forma de estrella sobre las ménsulas policromada con la coronación de la virgen en la clave central. Tras siglos de polémicas el Vaticano ha avalado la veracidad del cáliz que se guarda en la catedral de Valencia.

Esta pequeña copa de ágata es con alta probabilidad la copa que Jesucristo utilizó en la Última Cena. Los ornamentos que hoy luce son añadidos en la Edad Media: asas doradas, piedras preciosas y una copa de alabastro en su base. Estos aditamentos dan un aspecto de mayor riqueza a un cáliz inicialmente austero.

Conservada por San Pedro que la lleva a Roma, se preserva allí hasta que San Sixto III decide su traslado a Huesca desde donde recorre un proceloso viaje con el fin de salvaguardarla durante la dominación musulmana. Tras esta Martín el Humano la lleva a Barcelona y de allí a Valencia donde Alfonso V el Magnánimo la cede a la catedral.

El Cimborrio

Del perfil de la catedral, destaca junto con el Micalet y la puerta principal su elevado cimborrio que se eleva a 40 metros del suelo. Se trata de una de las ejecuciones más arriesgadas debido a su elevada altura, a cuarenta metros sobre el suelo en dos pisos y su decoración neoclásica. Visto desde abajo la impresión es de un caleidoscopio labrado en la piedra.

De los siglos XIV y XV es una cúpula octogonal situada en el crucero. Bajo ella, las pechinas con los cuatro evangelistas que fueron decoradas en el siglo XVIII.

Puerta de los Apóstoles

Aledaña a la Plaza de la Reina se encuentra esta puerta gótica con triple arquivolta en cuyos extremos se sitúan seis apóstoles y relieves de la virgen y los ángeles. En esta puerta se reúne el Tribunal de las Aguas desde la época de Jaime I el Conquistador, en el siglo XIII. Cada jueves ocho agricultores elegidos por los regantes se reúnen enfundados en sus blusas negras a resolver cualquier conflicto. Es uno de los tribunales más antiguos del mundo. Declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Lonja de la Seda

Este edificio del gótico tardío está situado en la calle que lleva su nombre y es el emblema de la pujanza económica y comercial de Valencia en los siglos XV y XVI. Construida para ser la sede de las transacciones entre mercaderes, se denomina de la seda por la importancia de esta en el comercio de Valencia. Durante este periodo Valencia cuenta con más de doscientos artesanos de la seda, muchos de ellos judíos. Las dimensiones del edificio dejan patente el volumen de transacciones que debían realizarse en esta lonja, que hoy es un espacio de calma en pleno centro de la cuidad, en especial su Patio de los Naranjos, donde en torno a la fuente los visitantes reponen fuerzas y admiran la esta obra del gótico tardío.

Pere Compte, el arquitecto, diseñó un edificio de casi 2.000 m2 distribuido en tres espacios: el Salón Columnario, de impresionante altura, en el que destaca sus estilizadas columnas que soportan las bóvedas de crucería, el Consulado del Mar, el patio de los Naranjos y la Torre, antiguo calabozo para donde iban a parar los mercaderes morosos.

Mercado Central

Frente a la Lonja de la Seda está una joya de la arquitectura modernista cuya visita es recomendable tanto por su interés arquitectónico como por el gastronómico.

Un espacio lleno de luz en el que la actividad es incesante. Construido en 1928 su estilo es modernista. El hierro como material de construcción se conjuga con la cerámica y el cristal haciendo que a la llegada el visitante alce la vista hacia la cúpula central que le otorga cierto aspecto sagrado.

La atractiva presentación del género pone la guinda a la visita a lo largo de la cual es fácil caer en la tentación y comprar algo.

Estación del norte

Situada junto a la Plaza de Toros, este edificio modernista conserva la belleza del día de su inauguración, en 1917. Su fachada, plagada de coloridos motivos típicamente valencianos, da paso a un interior en el que destila el espíritu del modernismo conjugado con elementos del levante: la cerámica y el trencadís decorativos junto a la madera y el metal de las estructuras. Las taquillas, la lámpara central y las vidrieras hacen de este edificio una joya modernista que funciona a pleno rendimiento.

Este recorrido de dos kilómetros por la ciudad da la oportunidad de conocer mejor una ciudad que ha sabido adecuar el paisaje urbano a la preservación del pasado y su legado.

Más información

TURISMO VALENCIA
Avda. Cortes Valencianas, 41 – 46015 Valencia
www.turisvalencia.es – turisvalencia@turisvalencia.es – www.turisvalencia.es/blog
Tel. 34 963 606 353 – 34 963 390 390 Fax. – 34 963 606 430

Nuestro agradecimiento a Turismo Valencia.