Alarcón, un baile en el tiempo.

Encajonada entre las abruptas gargantas del río Júcar en la provincia de Cuenca, se encuentra la localidad de Alarcón, declarada Conjunto Histórico Artístico por la belleza y armonía de sus monumentos y su entorno. Alarcón es una impresionante población de estructura medieval, bien conservada y que constituye un extraordinario conjunto, en el que destacan, entre otros edificios, la Iglesia y el Castillo.

Popularmente, en el pueblo y su comarca, se atribuye el nombre y la fundación del pueblo al rey visigodo Alarico II (rey de los visigodos desde el año 484 hasta el 507). Nada más aparecer la silueta de la villa nos sorprenderá su situación, pues se alza en medio de la llanura encima de un peñasco. Nos encontraremos con varias torres albarranas, que escoltan a la población, dentro de la cual adivinaremos la torre de un castillo y varios campanarios asomándose entre las casas. Con poca imaginación nos situaremos en el siglo XII, luchando junto a las tropas de Alfonso VIII y su ejercito para poder conquistar la fortaleza musulmana de “Alarkum”.

¿Quieres leer el reportaje completo? Visita www.gulliveria.com ó pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.