Auvernia, un paisaje espectacular y único en Europa

Auvernia, un lugar único

Una naturaleza llena de diversidad, tanto en flora como en fauna, con lugares de espectacular belleza. Siglos de actividad volcánica han configurado un paisaje único en Europa, con miles de fuentes termales, cascadas, lagos de cráter, pantanos volcánicos, … un lugar ideal para el descanso. Como prueba de ello, personajes tan insignes como los duques de Borbón, el marqués de La Fayette, la Reina Margot o Napoleón III entre otros pasaron las temporadas de descanso en la región de Auvernia.

Siendo una región en la que el agua es protagonista, no es de extrañar que sea lugar ideal para la práctica de cualquier deporte acuático: pesca, remo, vela, esquí náutico, rafting, etc. Por supuesto, no podemos olvidarnos del deporte en la nieve; resbalar sobre un volcán haciendo surf, en esquíes o en trineo, caminar entre la maleza, pasear con raquetas de montaña por las inmensas mesetas o franquear cráteres adormecidos, es una experiencia inolvidable.

En los grandes espacios de Auvernia, del macizo del Sancy a la cumbre del Cantal, entre el Forez y el Mézenc, de la Montaña Borbonesa a los montes Dômes, los amantes del esquí pueden aprovechar más de 200 kms de pistas de bajada y 900 kms de pistas de esquí de fondo.

Conocida también por sus impresionantes castillos, símbolos de un pasado esplendoroso, Auvernia posee el patrimonio románico más rico de Francia. Cualquier época del año es buena para visitar esta preciosa región. A lo largo de todo el año, tenemos la ocasión de disfrutar con alguno de los festivales y fiestas más conocidos de Francia, como el Festival del Cortometraje de Clermont-Ferrand, las Fiestas del Rey del Pájaro en Puy-en-Velay, el Festival Internacional de teatro de calle en Aurillac, el Festival de las Culturas del Mundo de Gannat o el Festival Internacional de la Chaise-Dieu.

Con una situación excepcional en el centro de Europa, Auvernia conjuga a la perfección patrimonio, entorno y modernidad. Un encanto para los sentidos.

Puy-en-Velay

Si hay una ciudad que resume de manera perfecta lo que es Auvernia, esa es Puy-en-Velay. Una ciudad fascinante, llena de religiosidad e historia. Una ciudad de peregrinaje, punto de salida de la “Vía Podiensis”, una de las grandes rutas que van a Santiago de Compostela. Desde 1998, la catedral Notre-Dame-du-Puy, el Hôtel Dieu de la ciudad, así como los siete tramos del camino entre el Puy-en-Velay y Ostabat están clasificados por la UNESCO, Patrimonio Mundial de la Humanidad.

En esta coqueta ciudad podemos sentir el pasado de peregrinaciones y devoción a la Virgen María, sobre todo en la vieja ciudad episcopal. Al lado de la vieja ciudad episcopal se halla el pico basáltico, le Rocher Corneille, el antiguo Monte de Anis, con la magnífica imagen de la Virgen María y el niño Jesús. Una estatua con una historia peculiar. En 1855, tras la guerra de Crimea, Napoleón III donó 213 cañones para que Jean-Marie Bonnassieux los fundiese y crease esta obra magnífica. La inauguración del monumento, de 23 metros de altura, fue en 1860, ante una multitud de peregrinos. Espectacular.

En otro pico volcánico, San Miguel, a 82 metros de altura, encontramos una capilla de época románica, una experiencia apasionante. En 950, Gothescalk encabezó la primera peregrinación francesa hasta Santiago de Compostela. A su vuelta se edificó una capilla dedicada a San Miguel. Finalizadas las obras en 962, se inauguró el 18 de julio. Desde ese momento se convirtió en lugar donde los peregrinos recibían la bendición antes de partir hacia el Camino de Santiago. Para llegar a la capilla debemos subir 268 peldaños, construidos sobre la roca, en una ascensión casi vertical. La entrada nos sobrecogerá por su simbolismo. Desde cualquiera de los dos picos podemos contemplar toda la ciudad en unos miradores naturales excepcionales.

Un lugar de visita obligada es la catedral Notre-Dame-du-Puy, con una ubicación realmente singular, al fin de una escalera interminable. La entrada al templo no se efectúa por la propia fachada sino por debajo del edificio, mediante unas amplias escalinatas que desde la propia Rue des Tables, llegan al centro de la catedral.

El templo consta de tres naves, es románica y con claras influencias árabes y bizantinas. Su bóveda está formada por una sucesión de cúpulas orientalizantes. Cabe destacar los frescos románicos, conservados en un estado sorprendentemente bueno, en el ala izquierda del transepto. A la derecha del transepto esta la entrada du For, también denominada Puerta Papal, del XII.

En Puy-en-Velay recomendamos deambular por las calles para sentirnos atrapados en cada rincón. Roche Taillade, Courrerie, Chamarlenc, Pannessac y las plazas des Tables y du Plot. Edificios tradicionales, fuentes, parques, todo en un ambiente agradable. Tiendas de encaje de bolillo (en la calle Rápale), el mejor de Francia, pequeños comercios, un mercado de comida que recuerda mucho al medievo, … como la Place de Martouret, “la plaza de los mártires”, lugar de ejecuciones públicas, famosa por la quema de la auténtica estatua milagrosa de la Virgen Negra en 1794. Todo evoca a un tiempo pasado lleno de recuerdos que impregna en nuestra memoria detalles imborrables.

Otros lugares de interés

En las proximidades de Puy-en-Velay se encuentra el Castillo de Polignac, propiedad de una de las familias más ilustres de Francia. Destacamos la torre del homenaje del siglo XIV.

En cuanto a gastronomía, hay tres lugares que nos muestran todo el saber hacer de la región. Carnes excelentes, como muestra, el fin gras del Mézenc. Las vacas son criadas Según el modo de cría tradicional, pastando exclusivamente en las altiplanicies del Mézenc, a más de 1000 m de altitud. Para producir esta carne, se seleccionan los mejores animales desde su nacimiento. Una alimentación a base de hierba y heno proporciona una carne entrevenada con un sabor apreciado por los más finos paladares.

La Destilería de la Verbena del Velay Pagès es, desde 1859, un emblema del patrimonio gastronómico de Auvernia. Instalada en el polígono industrial de Blazovy, la Destilería de la Verbena del Velay Pagès ofrece a sus visitantes descubrir la elaboración de este famoso licor. Creado en 1859 por J. Rumillet-Charretier, su fórmula no ha cambiado nunca. La visita desvela una parte de los secretos de fabricación de 5 Verbenas del Velay: amarillo, verde, extra, 5 años de edad y 10 años de edad.

La Lenteja Verde del Puy es la primera legumbre D.O.C. de Francia. Cultivada en Velay desde hace al menos 2000 años, la lenteja verde Velay debe sus cualidades al clima soleado, seco y caliente de los meses de junio y julio que reina en producción. Los chefs más importantes de Auvernia, la cocinan a las mil maravillas como guarnición de los platos más importantes.

Un viaje fascinante, mezcla de historia y naturaleza, pasado y modernidad, una experiencia inolvidable.

Más información: MAISON DE LA FRANCE EN ESPAÑA | www.franceguide.com