Maribor, ciudad abierta y hospitalaria, en Eslovenia

Maribor es la capital de la verde región eslovena de Štajerska y es la segunda mayor ciudad del país, tras Liubliana. Aún siendo una ciudad pequeña, su vida animada, alto nivel cultural de excelencia y numerosos eventos así como una rica tradición vitivinícola le dieron la capitalidad cultural europea en 2012. Maribor puede presumir de ser una ciudad abierta y muy hospitalaria.

La ciudad de Maribor, a orillas del río Drava, se fusiona con la maravillosa naturaleza de los bosques de Pohorje y las pintorescas colinas con viñedos, conformando así uno de los destinos turísticos eslovenos más atractivos. Fue fundada en el siglo XII. La visita a Pohorje, una joya verde del mundo de la montaña esloveno, entusiasma a senderistas, ciclistas, amantes de la adrenalina y también de la tranquilidad, contemplando cascadas, arroyos y pantanos. Durante el invierno el Pohorje de Maribor invita, cubierto de una manta blanca, al mayor centro de esquí de Eslovenia.

Eslovenia limita con Austria, Croacia, Hungría e Italia. La mitad de sus 20.256 km2 de superficie está cubierta de bosques, ocupando junto con Finlandia y Suecia la cabeza de los países europeos en porcentaje de forestación. Encontrándose entre los Alpes, la llanura de Panonia, los Alpes Dináricos y el Mediterráneo, podemos imaginar un paisaje de montañas, llanuras y el mar todo (con la pequeña línea de costa de 46 km.). Eslovenia cuenta con más de 40 dialectos y culturas diferentes. La rica diversidad invita a vivir nuevas aventuras a cada paso que damos.

Centrándonos en Maribor, las rutas del vino, las cuales se inician desde el centro mismo de la ciudad de Maribor y se dirigen hacia Slovenske gorice y los extremos de Pohorje, son el destino ideal para los amantes del vino y la gastronomía de primer nivel, el patrimonio etnológico, una colorida naturaleza y puntos panorámicos maravillosos, los cuales expanden la vista hacia verdes campiñas y ciudades histórico- culturales. Las típicas hosterías y los vinicultores nos esperan con sus delicias culinarias y su auténtica hospitalidad, siendo el visitante siempre bienvenido. Además, podemos visitar la vid más antigua del mundo (forma parte del Libro Guinness de los Récords). Tiene más de 400 años. En la Old Vine House (la Casa de la Viña Antigua) encontramos un pequeño museo dedicado a la vinicultura y se pueden degustar algunas variedades de vinos.

La ciudad de Maribor es anfitriona de numerosos eventos de primer nivel, desde el célebre Festival de Lent, el Festival vinícola-gastronómico Stare trte, el encuentro de teatro Borštnikov, el Festival musical de Maribor, hasta el campeonato mundial de esquí Zlata lisica. Para los amantes del relax encontramos programas wellness para todos los gustos.

Y es que en Maribor disfrutaremos de una amplia gama de tesoros naturales y culturales, de una gastronomía reconocida y de excelentes vinos. Con un clima de sol y la forma de vida tranquila y alegre de los habitantes de la ciudad, la visita a esta preciosa ciudad eslovena es un una caja de sorpresas.

Una guía para el turista que quiera visitar Maribor incluiría paseos por sus calles peatonales, plazas repletas de terrazas y típicas casas con tejados rojos. Frente a la Oficina de Información y Turismo se encuentra la iglesia Franciscana, que de ladrillos rojos y tejado verde. Sin embargo es la Catedral de San Juan Bautista el símbolo religioso de la ciudad. Maribor creció alrededor de un castillo (curiosamente se encuentra en la plaza principal de la ciudad).

Junto al castillo encontramos un monumento que recuerda a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial (con un mote curioso). Durante la Segunda Guerra Mundial Maribor fue un centro importante de la industria militar nazi y por tanto, objeto de bombardeos constantes por parte de los aliados. La plaza Trg Leona Stuklja o la calle de Postna Ulica están llenas de bares. En la Plaza del Ayuntamiento, disfrutaremos de edificios preciosos y de un ambiente relajado y alegre. La Columna de San Florián en el centro del casco antiguo, la Galería de Bellas Artes y el Mercado Glavni trg son otros lugares de obligada visita.

Maribor es también conocida como ciudad del deporte, organizando un gran número de eventos deportivos internacionales. Como está rodeada de zonas verdes y espacios naturales que se pueden disfrutar en cualquier época del año, se pueden practicar todo tipo de deportes al aire libre.