La Real Cartuja de Valldemossa, un lugar con mucha historia

La Real Cartuja de Valldemossa tiene sus orígenes en el palacio construido por el rey Jaume II para su hijo Sanç a principios del siglo XIV que será donado a la orden de San Bruno en 1399. Después de adaptar la construcción existente a los nuevos fines religiosos, se realizan nuevas construcciones en torno a una iglesia y claustro góticos hoy desaparecidos, aunque se conservan otros elementos arquitectónicos de esa época.

En 1717 se inicia una ampliación con la construcción de un nueva iglesia y claustro barroco, alrededor del cual se construyen amplias celdas pero solo se ejecuta una parte del proyecto ya que en 1835, con la desamortización de Mendizábal, el inmueble pasa al estado y salvo la iglesia y otras zonas que serán de dominio público, el resto acabará en manos privadas distribuido en 9 lotes.

En la cartuja se han alojado ilustres personajes como son Gaspar M. Jovellanos en su destierro, Frédéric Chopin y George Sand, Joseph Bonaventure Laurens, Rubén Darío, Azorín, Eugeni d’Ors o Unamuno, entre otros.

Frederic Chopin y George Sand: un invierno en Mallorca
La singular pareja, junto a los hijos de ella, arribaron a Mallorca en el invierno de 1838 y se hospedaron en la Real Cartuja de Valldemossa.  La visita de estos ilustres personajes dejó huella en Mallorca y sobre todo en Valldemossa, pintoresco pueblo que se encuentra en las primeras estribaciones de la Serra de Tramuntana a unos 20 km de Palma.

Fréderic Chopin llegó a la isla por recomendación de su médico para aprovechar los suaves inviernos del clima balear, aunque aquel año fuera especialmente lluvioso. La enfermedad del músico, el hecho de no estar casados y las costumbres progresistas de Aurore Dudevant, nombre real de George Sand, chocaron con las creencias y costumbres de la sociedad conservadora de aquel tiempo. A pesar de todo ello, la isla cautivó a ambos por la belleza de sus paisajes.

Chopin expresó «…habitaré un maravilloso claustro en el más hermoso lugar del mundo…» y su compañera opinó «Todo cuanto puedan soñar el pintor o el poeta lo ha creado la naturaleza en este lugar». Ambos produjeron parte de su obra en la isla, en el caso de Chopin varias partituras y la escritora redactó Un invierno en Mallorca inspirado en su estancia. Con ese mismo título la Conselleria de Turisme del Govern de les Illes Balears creó en 1982 el programa Un Hivern a Mallorca con actividades lúdicas y culturales destinadas a principalmente a los visitantes en esa época del año.

Actualmente se visita el conjunto de la Real Cartuja de Valldemossa en la que se incluyen las diversas dependencias que la componen y entre las que se encuentran las celdas que ocuparon estos ilustres visitantes junto con objetos relacionados con ellos, incluido el piano Pleyel traído expresamente desde Francia para el compositor.  En el mes de agosto se celebra en el claustro de la cartuja el Festival Chopin cuyos orígenes se remontan a 1930.

Se visita la mayor parte del antiguo conjunto monumental que consta de: iglesia; botica; celda prioral, con diversas dependencias que albergan objetos de arte y documentos de los cartujos; las celdas 2 y 4, que exponen elementos relativos a la estancia de F. Chopin y G. Sand; el claustro; el museo municipal con obras de pintores contemporáneos como Miró, Picasso, Tàpies, Juli Ramis, Coll Bardolet etc. y una sala dedicada al Archiduque Luis Salvador y finalmente el palacio del rey Sanç, donde además de la visita a las dependencias, se realizan audiciones de piano.

Externamente destacan la torre de defensa del palacio y el campanario doble de la iglesia cartujana, una de cuyas elegantes torres resalta por su alicatado en color verde esmeralda que contrasta con su torre gemela inacabada, testigo mudo de la interrupción de las obras de ampliación del recinto iniciadas en 1717 y sin continuidad tras la desamortización de 1835.

Valldemossa es un pintoresco pueblecito de montaña donde podemos visitar los diferentes lugares relacionados con Santa Catalina Thomàs, nacida en este pueblo y por la que sus habitantes sienten gran devoción que se hace evidente en los azulejos alusivos en casi todas las casas de la villa. Completa la oferta cultural la fundación del pintor Coll Bardolet y el centro cultural fundado por Michael Douglas Costa Nord. Además entre las especialidades gastronómicas, podemos degustar sus conocidas cocas de patata y la refrescante horchata de almendras, fruto privilegiado de los campos vecinos.

Más información
Real Cartuja de Valldemossa
Plaza Cartuja s/n
E – 07170 VALLDEMOSSA
Tel : +34 971 612 106 Fax : +34 971 612 514
E-mail: real-cartuja@valldemossa.com
Web: www.valldemossa.com/cartu.htm

Nuestro agradecimiento a la Consejería de Turismo de Baleares.