La Comarca de Calatayud; un sinfín de pequeños rincones para descubrir

El Monasterio de Piedra es uno de los parajes más espectaculares de Europa

La comarca de Calatayud es, probablemente, una de las más ricas en patrimonio, tanto histórico como natural, pero, quizás, también una de las menos conocidas por quienes no frecuentan habitualmente la zona. Situada al oeste de la provincia de Zaragoza, y muy cercana a la propia capital, esta comarca, heredera de la antigua Comunidad de Aldeas de Calatayud creada por Alfonso I, cuenta con destinos y puntos de interés que son todo un ejemplo de conservación del patrimonio, conformando un entorno único para quienes busquen disfrutar de la naturaleza, la historia, la cultura y la gastronomía. A continuación, recomendamos algunos de estos lugares, perfectos para disfrutar y desconectar durante la ya inminente época estival.

El Monasterio de Piedra

Declarado como Bien de Interés Cultural, se trata de uno de los destinos más visitados de Aragón. Cada año llama la atención de un mayor número de visitantes atraídos por los más de 800 años de historia de su monasterio cisterciense del siglo XII y por la majestuosidad de su Parque-Jardín Histórico en el que cascadas, lagos y grutas son protagonistas de un espectacular recorrido a la sombra de árboles centenarios. Su Hotel Monumento, su fantástico SPA, el museo del Vino D.O. Calatayud o sus dos restaurantes, complementarán la visita y harán que sea inolvidable. Además, está considerado por muchos como el punto de partida ideal para conocer toda la zona.

El Monasterio de Piedra es uno de los parajes más espectaculares de Europa
El Monasterio de Piedra es uno de los parajes más espectaculares de Europa

La gruta de Las Maravillas, en Ibdes

Cerca del municipio de Ibdes, a poco más de media hora de Calatayud y una hora de Zaragoza, se sitúa la que, en su momento, se llamó la Gruta de Ibdes y que, a principios del siglo XX, acabó por conocerse como la gruta de “Las Maravillas”. Las principales protagonistas de esta formación rocosa, con una antigüedad estimada de 50.000 años, son las dos galerías de 15 y 46 metros de longitud que le deben su forma a la sedimentación procedente del río Mesa, pese a que ya no hay agua en su interior. Todo un espectáculo natural que sorprende a quienes se acercan a conocerlo. La visita, que debe ser reservada con antelación, es corta y apta para niños.

Los desfiladeros del río Jalón

Junto con sus afluentes, el Isuela y el Aranda, el río Jalón ha ido erosionando con el paso de los siglos toda su zona de influencia, perfilando impresionantes desfiladeros, acantilados y hoces, y formando valles tan bellos como enrevesados. Un espectacular paisaje fluvial que cuenta con multitud de rutas y senderos, aptos para toda clase de excursionistas y en el que, además, muchas especies de aves han encontrado un auténtico santuario. No en vano, este lugar está declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y es un punto de referencia para los amantes de la naturaleza en general, y de la ornitología en particular.

Puerto de Codos, en Encinacorba

El pico de Valdemadera (1273m), es el punto más alto de la Sierra de Algairén y uno de los lugares más impresionantes de cara aragonesa de la Cordillera Ibérica. Ha sido declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por su aportación a la conservación del hábitat natural, por el cuidado a sus ecosistemas y por la amplia biodiversidad de fauna y flora. La zona, de carácter eminentemente mediterráneo, es frecuentada por excursionistas y amantes del senderismo, que suelen partir desde las localidades cercanas y que fijan su objetivo en el vértice geodésico emplazado en la cumbre.

Arte Mudéjar en Aragón

La UNESCO ha señalado hasta cinco puntos clave de representación del arte Mudéjar en la comunidad de Aragón, y tres de ellos se encuentran en Calatayud. Destacan la iglesia de Santa Tecla de Cervera de la Cañada y la iglesia de la Virgen de Tobed, consideradas como los máximos exponentes de iglesias-fortaleza, y la torre de Santa María de Calatayud, que despunta como la más alta de Aragón y, sin duda, la más impresionante. Pero estos no son los únicos ejemplos de representación de este estilo artístico. Son varias las torres y los templos que, repartidos por toda la comarca, nos cuentan un pedazo de la historia no solo de la región, sino del país.

Fiesta de las Alfonsadas

Cualquier momento del año es bueno para visitar la región de Calatayud, pero si lo que se desea es disfrutar, además, de una de las tradiciones más arraigadas de la zona, entonces es esencial hacerlo durante “Las Alfonsadas”. Se trata de una fiesta medieval declarada de interés turístico regional que este año se celebrará del 16 al 19 de junio. Las Alfonsadas conmemoran la reconquista de Calatayud por Alfonso I El Batallador en el año 1120, y los festejos incluyen celebraciones por todo el casco histórico de la ciudad, que se viste de los colores y sabores característicos de las Tres Culturas (judía, árabe y cristiana). El visitante podrá disfrutar de un ambiente extraordinario con actividades lúdicas para todos los públicos, conciertos, mercado y torneo medieval y escenografías y representaciones teatrales.

Sobre Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra es un espacio singular en el que se encuentra el Parque-Jardín Histórico; el Monasterio Cisterciense del Siglo XIII, los restaurantes Reyes de Aragón y Piedra Vieja, y el Hotel Monasterio de Piedra & Spa. Catalogado como Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico y Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, el Monasterio de Piedra es uno de los parajes más espectaculares de Europa, siendo además galardonado con la Medalla al Mérito Turístico por el Gobierno de Aragón en el año 2011. Cada año, en circunstancias normales, alrededor de 310.000 personas visitan el Parque y el hotel cuenta con 25.000 pernoctaciones.

Más información: https://monasteriopiedra.com