Soltando el ancla en las Canarias


La inmensidad del mar, el olor a sal y la caricia de la brisa atlántica proporcionan una sensación de libertad y bienestar que alcanza su máxima plenitud durante una travesía a bordo de una embarcación. Bien sea a vela o a motor, navegar es una experiencia única y si se hace en las costas de las Islas Canarias la aventura es aún más gratificante por las excepcionales condiciones climáticas que ofrece el archipiélago para la navegación. Las agradables temperaturas durante todo el año en las Islas, consideradas como el lugar con “El mejor clima del mundo”, junto con la presencia de los vientos alisios en la región, hacen que cada salida al mar se convierta en un placentero e inolvidable crucero.

Recorrer las siete islas de costa a costa es una oportunidad para conocer el litoral canario desde un punto de vista diferente. A varias millas mar adentro se divisa el pico más alto de España, el volcán del Teide, centro de todas las miradas del Parque Natural que corona, uno de los cuatro parques nacionales del archipiélago. Con la emersión de sus más de 3.700 metros de altitud, es el faro diurno natural del archipiélago.

Desde la costa, las aguas color turquesa y las singulares playas de las Islas invitan a fondear y darse un baño en el mar junto a los vestigios de antiguos volcanes sumergidos. Aguardan en el interior de las Islas los increíbles paisajes naturales y las grandiosas cumbres volcánicas que desde el mar son ya atractivos suficientes para dejarse acercar por las olas con el motor de los vientos alisios en la popa. Esta gran diversidad biológica es favorecida por la variabilidad climática y, junto a la riqueza paisajística y geológica, justifica que varias islas estén declaradas Reserva de la Biosfera por la Unesco y otras zonas Patrimonio de la Humanidad.

De hecho, la estratégica posición de las Islas Canarias y sus favorables vientos alisios han logrado una gran y prestigiosa historia náutica. Desde hace cientos de años los marineros se han servido de ellos como impulso para surcar el océano con sus velas y las Islas han sido siempre un puerto de reclamo en los viajes transatlánticos. Incluso Cristóbal Colón paró también en el archipiélago durante su expedición al Nuevo Mundo. Hoy en día, muchas competiciones y regatas de vela hacen escala en las Islas Canarias, al considerar el archipiélago un lugar fácil y seguro para provisiones, reparaciones y mantenimiento.

Larga tradición náutica

El archipiélago canario es cuna de grandes deportistas gracias a una larga tradición náutica. En sus aguas han aprendido varios medallistas olímpicos de distintos deportes marítimos gracias a unas modernas y completas instalaciones repartidas en diferentes puntos del litoral insular que han fomentado durante años la práctica de casi todas las disciplinas acuáticas, lo que ha favorecido que en sus costas se celebren con asiduidad competiciones de todos los niveles.

La práctica de vela en Finn, 470, Flying Dutchman, Soling, Tornado, Star, Laser y Vela Latina son de gran arraigo y tradición en las Islas, por lo que existe gran variedad de escuelas y monitores cualificados para aprender o perfeccionar este deporte.

El “Barco Azul” para avistar cetáceos en libertad

Es común ver enormes grupos de especies marinas habitando en las costas canarias. Las especies más comunes son el Calderón Tropical, el Delfín Mular y la Ballena Yubarta, incluso grandes tortugas, algunas de ellas con colonia permanente en el archipiélago gracias a la riqueza del fondo marino. Un espectáculo verdaderamente privilegiado es avistar los enormes cetáceos que persiguen minúsculos peces en cualquier época del año, por la excelente temperatura del agua.

Además, la presencia de los delfines es tan cercana a las costas que las islas se han convertido en el lugar de Europa más importante por número de personas para la observación de cetáceos en libertad. Para ello existen rutas guiadas en embarcaciones que lucen el distintivo de “Barco Azul”, que cumplen con las leyes que garantizan una vida plena y feliz a los cetáceos que habitan en las aguas canarias.

La importancia de llegar a buen puerto

Las siete Islas disponen de numerosos puertos deportivos dotados de todas las facilidades y cercanos a las mejores zonas comerciales. Los puertos de moda de este verano están en las Islas Canarias.

Lanzarote
Marina de Puerto Calero: un oasis de calma y tranquilidad en el sur de Lanzarote. Cuenta con todos los servicios necesarios para una embarcación y sus navegantes, desde almacenes y reparaciones navales hasta apartamentos de lujo, restaurantes e Internet, con tiendas de repuestos y artículos náuticos junto a la marina. Dispone de 446 amarres que dan cabida a barcos con esloras desde los ocho hasta los 75 metros y ‘travelift’ de 100 toneladas de capacidad.

1093 - Puerto Calero, Lanzarote

Los vientos estables y la limpieza de las aguas de Puerto Calero lo convierten en un puerto deportivo en el que es posible contratar clases de iniciación a diferentes deportes náuticos, pero también en un centro de ocio y descanso gracias a las zonas comerciales y los hoteles que lo rodean. Las taquillas y la vigilancia durante las 24 horas permiten disfrutar de la zona sin preocupaciones.

Fuerteventura
Puerto Deportivo El Castillo: emplazado en Caleta de Fuste, en la costa este de la isla, se encuentra a menos de diez minutos de Puerto del Rosario y del aeropuerto de Fuerteventura. Dispone de 110 amarres con un calado máximo de cinco metros y está preparado para acoger embarcaciones de hasta 16 metros de eslora. Junto a la marina se ofertan todo tipo de actividades en el mar, desde alquiler de motos de agua hasta excursiones en submarino, pasando por clases de buceo.

Sailing Fuerteventura

El puerto tiene duchas y aseos a disposición de sus usuarios, así como varadero, grúa y ‘travelift’, para llevar a cabo las labores de mantenimiento que sean necesarias. La ayuda en amarre y la vigilancia durante las 24 horas del día hacen más cómoda y segura la experiencia de atracar en Caleta de Fuste para disfrutar del clima y el mar de Fuerteventura.

Gran Canaria
Puerto Deportivo Pasito Blanco: con capacidad para 388 embarcaciones de un máximo de 40 metros de eslora, esta marina se encuentra cerca del centro turístico de Maspalomas, en el sur de Gran Canaria. Cuenta con amplios servicios para garantizar la comodidad de los navegantes y proporcionar todo lo que puedan necesitar para su barco, desde servicios de mantenimiento y mecánica hasta ‘travelift’ de 70 toneladas, con servicio de vigilancia durante las 24 horas del día. En los alrededores del puerto pueden encontrarse supermercados, lavanderías y cafeterías.

Tenerife
Puerto Deportivo Los Gigantes: Situado junto a uno de los puntos más fotografiados de la isla de Tenerife, los Acantilados de Los Gigantes, este puerto disfruta de uno de los mejores microclimas de la Isla. Así, ofrece una gran oferta de actividades náuticas para todos los públicos que van desde la pesca deportiva, el submarinismo, vela, ski acuático y kayak hasta avistamiento de cetáceos, una de las actividades más atractivas para el turismo familiar.

La fisonomía de esta parte de la costa tinerfeña es espectacular con paredes verticales que parecen recortar el Atlántico con acantilados impresionantes que alcanzan entre los 300 y los más de 600 metros rodeados además por el Parque Rural de Teno, uno de los mejores puntos de encuentro con la flora y fauna autóctonas e ideal para la práctica del senderismo.

La Gomera
Marina La Gomera: Es el puerto deportivo más completo de La Gomera, ubicado en el este de la isla, junto a su capital, San Sebastián. Tiene una capacidad para embarcaciones de 6 a 20 metros de eslora en sus 335 atraques. Entre las comodidades que ofrece a sus usuarios se encuentran la gasolinera, el servicio de vigilancia y de información meteorológica y un supermercado. El calado de este puerto deportivo varía entre los ocho y los diez metros. Su situación, junto al centro de la ciudad, la convierte en un enclave ideal para abastecer el barco antes de proseguir la travesía.

La Palma
Puerto de Tazacorte: en un hermoso entorno natural que se presta al descanso al oeste de la isla, esta marina de ambiente familiar ofrece numerosos servicios como taller mecánico, zona wifi o lavandería, entre otros. Sus 341 amarres permiten barcos de hasta 20 metros de eslora y tres metros de calado. También dispone de ‘travelift’ de 50 toneladas, grúa y venta de repuestos. Sus instalaciones cuentan con un centro de buceo que aprovecha el agradable clima del que se disfruta todo el año. Disfrutar de las preciosas puestas de sol desde el barco y cenar bajo el impresionante cielo nocturno de La Palma en el acogedor restaurante del que dispone esta marina es algo inolvidable.

El Hierro
Marina de Puerto de la Estaca: aunque es un puerto dedicado al tráfico comercial y deportivo de pasajeros y de mercancías, dispone de una línea de atraque de 250 metros con 120 amarres disponibles. Estos atraques están preparados para embarcaciones deportivas de hasta 30 metros de eslora y 6,5 metros de calado. Entre sus servicios se encuentran una rampa móvil, ‘travelift’ de 40 toneladas, grúa y varadero. La Estaca es el único puerto de la isla en el que atracan buques de pasajeros, algo que conviene tener en cuenta a la hora de acceder al muelle, por ello se beneficia de una amplia zona comercial.

Más información: www.holaislascanarias.com

Quizá también te guste...