Los cinco beneficios de leer al aire libre junto al mar

Los cinco beneficios de leer al aire libre junto al mar

El año 2021 fue, entre otras cosas, el año de la recuperación del sector de la venta de libros. El año cerró con un récord histórico en ventas, con un aumento del 20%, y con el formato físico como claro protagonista.

Bajo esta tendencia nace el servicio de lectura al aire libre con el mar como telón de fondo que ofrece el hotel Royal Hideaway Corales Resort 5* GL a sus huéspedes.

Invocando al healthy reading, el hotel se ha propuesto crear el contexto más idóneo de la actividad para así lograr la lectura más saludable posible. Por ello, este time-out, donde poder romper con el estrés cotidiano y relajarse con un buen libro, nunca había sido más óptimo.

Habiéndose convertido en una tendencia este último año, la ubicación de este rincón de lectura no se debe a ninguna casualidad. El hotel ha analizado y se ha regido por una serie de factores que influyen en el bienestar general del individuo, tanto a nivel físico como mental para escogerlo. Se ha demostrado que la lectura al aire libre, rodeado de naturaleza, tiene un impacto positivo claro en el individuo. En la batalla entre leer en interiores VS. al aire libre junto al mar, la primera ha sido descalificada de entrada.

5 Beneficios de leer junto al mar al aire libre

¿Por qué leer al aire libre junto al mar tiene este impacto positivo? Estos son sus cinco beneficios principales:

1. Los sonidos del mar reducen la ansiedad y el estrés. El sonido del mar y las formas de sus elementos han demostrado disminuir las concentraciones de cortisol, el ritmo cardiaco y la presión arterial, aumentando así de forma generalizada la relajación corporal.

2. El sol estimula la concentración e impulsa la energía: una vez ya relajado, la vitamina D que proporciona el sol favorece una lectura más detenida y centrada.

3. Regula los ritmos circadianos. La luz absorbida durante la lectura ayuda a reiniciar el reloj interno y contribuye a combatir el insomnio.

4. El mar incrementa la imaginación. Se trata de un ambiente terapéutico que además de estimular la creatividad, aumentando los niveles de dopamina.

5. Deshacerse de la ‘fatiga digital’: la luz del día mejora las células cerebrales visuales, ayudando a las personas a distinguir mejor los detalles más sutiles creando una sensibilidad más óptima para leer.