Ribadavia, alma divina en la comarca del Ribeiro


La villa medieval de Ribadavia es la capital de la histórica comarca del Ribeiro, donde se produce el famoso y mítico vino tan alabado por reyes y poetas desde tiempos inmemoriales. Su conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural, está formado por un entramado de tradicionales «rúas» de carácter medieval, un manto de piedra por donde pasear se convierte en un placer para los amantes de la historia.

Un recorrido lleno de sorpresas donde destacan el Castillo de los Sarmiento, el Barrio Judío, el Ayuntamiento, los museos o numerosas iglesias de diferentes épocas y estilos. Un cuento de piedra amparado por un variado paisaje de viñedos y riachuelos de sugerente contemplación, que convierten a Ribadavia en un museo vivo lleno de contrastes e historia. Ribadavia, villa hospitalaria, ha sido testigo de la presencia de numerosos pueblos y civilizaciones que desde tiempos remotos han colonizado este territorio, debido a su privilegiada situación y hábitat. Prueba de ello son los valiosos restos que se han encontrado en las inmediaciones de la villa correspondientes a la cultura celta y romana.

Ribadavia, testigo y símbolo privilegiado de la bonanza del Ribeiro, es buena muestra de un pasado glorioso y de la historia de una Comarca que tiene en el vino su razón de ser, un producto de alta calidad situado entre los mejores caldos blancos del mundo, cuya fama universal ha llevado el nombre de Galicia a las mejores mesas durante muchos siglos.

Su conjunto histórico fue declarado Bien de Interés Cultural Nacional. Al recorrerlo nos damos cuenta de los bellos edificios que nos rodean: iglesias románicas, góticas y barrocas, conventos preciosos como los de Sto. Domingo y San Francisco y el viejo puente que cruza las aguas del río Avia. Mención aparte merece el Barrio Judío, aquí el tiempo se detiene en la contemplación de un entorno espectacularmente bello. Son muy conocidas sus de la “Feira do Viño do Ribeiro”, la “Festa da Istoria” o la Mostra Internacional de Teatro (en el interior del otrora importante Castillo de los Condes Sarmiento), así como su Semana Santa y las fiestas en honor a la Virgen del Portal.

Ribadavia no sólo es historia y cultura, se trata de un lugar ideal para evadirse y recrearse en hermosos valles, montañas, lagos y riachuelos de plácidas aguas cristalinas. Paisajes llenos de contrastes y de variedades cromáticas, balnearios y bosques centenarios. Aquí encontraremos la posibilidad de hacer nuestra actividad preferida. Si te gusta el agua, prueba con las actividades náuticas (piragüismo, remo, vela, windsurf…) en el río Avia o en el parque náutico de Castrelo de Miño. Si preferimos la montaña y la naturaleza, entonces el senderismo a través de míticas rutas medievales como la «Ruta de la historia del vino y del románico», la escalada en el conjunto megalítico de Pena Corneira, las rutas en BTT o simplemente el paisajismo, o bien recorridos en catamarán por el río Miño que nos sumergirán en un entorno atractivo e idílico. Visitar el bosque autóctono de Ridimoas, recorrer el cañón del Avia, introducirse por cuevas y pasadizos de origen celta, descubrir pueblos milenarios, tocar el cielo en el Suido o disfrutar del baño en aguas cristalinas. Así es Ribadavia, así es el Ribeiro, naturaleza, magia, ocio y aventura se entremezclan.

Existen numerosos lugares para disfrutar del baño o de un buen descanso a la sombra de una arboleda en las numerosas áreas recreativas fluviales y riachuelos de aguas claras y transparentes que recorren la geografía de Rivadavia y sus alrededores. Por ejemplo, A Veronza, una magnífica playa fluvial con piscinas, área recreativa, parque infantil, restaurantes, aparcamiento, zona polideportiva, etc. con todos los servicios y actividades en torno al río Avia, muy cerca del núcleo histórico de Ribadavia. Destacamos también el área de O muiño,  junto al molino de a Raiña (dominado por la muralla de la villa), es una amplia área frecuentada por numerosos bañistas que buscan tranquilidad y un buen chapuzón en las pequeñas pozas que se forman entre las rocas y los arenales. Pozas de Francelos es un hermoso lugar natural formado por pozas de aguas cristalinas y pequeñas cascadas en medio de rocas y peñas, donde se puede disfrutar de un refrescante baño o simplemente del encanto del lugar. Lo encontramos a 1 Km. de Ribadavia, en el río Outeiro. También, Pozas de Prexigueiro, en la aldea de Prexigueiro a 3 Km. de Ribadavia. Aquí se encuentra el río Cerves, un regato de pequeñas pozas de poca profundidad para disfrutar en familia, de aguas limpias y claras junto a un pequeño balneario de aguas termales muy reconocidas.

Dotada de abundantes recursos termales, la comarca del Ribeiro constituye un lugar único para disfrutar de aguas con un poder de curación y relajación conocido desde hace siglos. Encontramos balnearios tradicionales dotados de bañeras con hidromasaje, o en villas termales con todo tipo de adelantos y tratamientos para la salud, la belleza y el descanso. Bañarse en piscinas interiores o exteriores mientras se disfruta de un hermoso paisaje o se toma una refrescante bebida es todo un placer. Destaca sobre el resto el Balneario Termas de Prexigueiro. Balneario sencillo construido en granito, dotado de bañeras con hidromasaje. Las aguas son hipertermales de gran calidad y caudal consideradas entre las mejores de Galicia. El balneario está situado en un hermoso paraje natural en el pueblo de Prexigueiro, a tan sólo 3 Km. de Ribadavia. Otros balnearios recomendables son la villa termal de Arnoia (a 4 Km. de Ribadavia), el Balneario de Berán (a 6 Km. de Ribadavia), la Villa termal de Laias (a 7 Km. de Ribadavia) y el Balneario de Cortegada (a 18 Km. de Ribadavia).

Existen numerosos locales de venta y degustación de vinos y licores en Ribadavia, Leiro, Arnoia, Beade, Berán, Barbantes…, y panaderías en todas las localidades importantes de la comarca (donde se puede conseguir pan de centeno, maíz o empanadas tradicionales).

“Si me queres tratar ben, dame viño do Ribeiro, pan trigo de Ribadavia e mozas do chan de Amoeiro”; así reza un famoso dicho gallego que habla de las excelencias que cualquier persona puede encontrar en la comarca del Ribeiro. Aunque es el vino lo más característico, sobre todo los vinos de autor producidos con devoción por bodegas de sibaritas y difíciles de encontrar en los típicos circuitos comerciales, en la comarca del Ribeiro también se pueden degustar y comprar los famosos licores y aguardientes (de hierbas o café). Pero en el Ribeiro no todo es comer y beber, esta es tierra de grandes tallistas que durante todo el siglo XX crearon “escuela”, realizando magníficas piezas y encargos para media España. Y aún hoy en día, siguen realizando esta bella labor.

Ribadavia está comunicada por la carretera nacional N-120 de Orense a Vigo, y por la Autovía de las Rías Bajas A-52. La distancia a la capital de la provincia, Orense, es de 30 km. y se encuentra 65 km. de Vigo.

Nuestro agradecimiento al Excmo. Concello de Ribadavia

 

Quizá también te guste...