Castillo de Castilnovo, eclecticismo lleno de encanto


A 115 Kilómetros de Madrid encontramos uno de los castillos más bonitos de la provincia de Segovia. El Castillo de Castilnovo se haya escondido en medio de un frondoso bosque, apartado de los núcleos de población, en la depresión del valle del río San Juan, dentro del condado de Castilnovo, entre Villafranca y Valdesaz. Juan Martínez. Gulliveria.

Está rodeado por un bosque de sabinas, chopos, álamos y enebros. La espesa vegetación ribereña nos acompaña a medida que divisamos al Castillo en lontananza. Nos encontramos muy cerca del Parque Natural de las Hoces del Duratón y de la preciosa villa amurallada de Sepúlveda. La fortaleza-palacio es de origen árabe, siendo mudéjar el estilo de su arquitectura. Destaca la gran altura de sus torreones y adarves; tres de ellos son de planta circular y otros tres de planta cuadrangular, incluyendo la Torre del Homenaje. Todas tienen ajimeces de ladrillo en arco de herradura apuntado. Artísticas almenas coronan parte de los lienzos y las torres. Sorprende al viajero que el conjunto esté ligeramente por debajo del terreno que protege.

Comenzó a construirse a mediados del siglo VIII, durante el reinado de Abd-al-Rahman I, aunque no hay ningún resto material, sí lo hay documental. Los vestigios más antiguos de este castillo son unos muros de tapial antes del siglo XII.

Castillo importante, perteneció a Fernando I de Aragón (1380-1416), hijo segundo de Juan I de Castilla y de Leonor de Aragón. Fue don Álvaro de Luna, condestable de Castilla y valido de Juan II (hijo del rey Enrique III el Doliente y de la reina Catalina de Lancáster y rey de Castilla entre 1406 y 1454), quien dotó al Castillo del aspecto mudéjar que podemos admirar en la actualidad. Después, fueron ilustres propietarios Enrique IV (el Impotente, quien fuera Rey de Castilla entre 1454 y 1474) y el marqués de Villena (Juan Fernández Pacheco), valido de Enrique IV.

Fernando el Católico (1452–1516), adquiere las propiedades circundantes al Castillo. Los Reyes Católicos se alojarán en el Castillo en sus viajes desde Segovia a Burgos. Es Felipe II el que concederá el condado de Castilnovo en 1557 a Juliana Angela de Velasco y Aragón, primera condesa de Castilnovo, nieta del Rey Católico e hija de Juana de Aragón (Juana la Loca).

Cuenta la leyenda que fue lugar de reposo de Juana la Loca después de la muerte de su marido y que en el siglo XVI alojó entre sus muros a los hijos del rey Francisco I de Francia como rehenes, después de la batalla de Pavía del año 1525. La historia dice que tras la batalla, el rey Francisco I de Francia fue llevado a Madrid, quedando custodiado en la Casa y Torre de los Lujanes. El emperador Carlos V exige mucho al monarca francés y éste firma en 1526 el Tratado de Madrid por el que renunciará al Milanesado, Nápoles, Flandes, Artois y Borgoña. Dato curioso es que en las negociaciones de paz y de liberación de Francisco I, el gran Emperador renunció a usar su lengua madre (francés borgoñón) y la lengua habitual de la diplomacia (italiano) para hablar por primera vez de manera oficial en español. Tenía 25 años.

La gran reforma importante realizada al Castillo data de la mitad del siglo XIX, cuando José de Galofre, pintor catalán y secretario de Isabel II rescata a la fortaleza de las ruinas. Lo adquiere al príncipe alemán de Hohenzollern y desde entonces el Castillo es también conocido en la zona como Castillo de Galofre. Finalmente, durante el siglo XX, los marqueses de Quintanar realizarán la reforma definitiva antes de venderlo a la Asociación Cultural Hispano-Mexicana. El castillo fue declarado monumento de interés cultural en junio de 1931.

Como hemos dicho, actualmente la propiedad pertenece a la Asociación Cultural Hispano-Mexicana, un grupo de socios interesados en recuperar su belleza y ver convertido el Castillo en un foco irradiador de cultura que tiene como fin profundizar en las realidades españolas y mexicanas, poniendo como objetivo social la defensa de lo hispano en el mundo desde la hermandad hispano-mexicana a través de la organización de conferencias, coloquios, exposiciones, campamentos de verano infantiles y festivales de teatro o música. Dentro del Castillo se encuentran las Bibliotecas Miguel Alemán Valdés y Marques de Lozoya, con mas de 50.000 volúmenes, así como museos hispanos-mexicanos de Vírgenes de Guadalupe, Pinturas, Artesanías, Charrería, Romántico y de Tauromática.

Podremos disfrutar de un Hotel-Restaurante (con un auditorio para unas sesenta personas), así como realizar visitas guiadas, una Capilla y una tienda de productos típicos de México y Castilla León. Tiene un recinto ferial con aforo para mil personas. Existe la posibilidad de alquilarlo para bodas, reuniones de empresa y otros eventos.

En resumen, un interesante lugar, lleno de historia y posibilidades. Lugar ideal para reencontrarnos con la naturaleza y el arte. Una finca histórica para el ocio y la cultura.

Cómo llegar:
Castilnovo se encuentra en el kilómetro 15 de la SG 205 (Segovia). Desde Madrid, se accede a esta carretera desde el kilómetro 101 de la A-1.

Más información:
CASTILLO DE CASTILNOVO
Castillo Castilnovo, *S/N
40318 , VILLAFRANCA , CONDADO DE CASTILNOVO , SEGOVIA
Tel: 921531133