EL CONSEJO REGULADOR DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN RÍAS BAIXAS OTORGA LA CALIFICACIÓN DE «MUY BUENA» A LA AÑADA 2010.

Los vinos de Rías Baixas protagonizaron uno de los momentos más importantes del año: la calificación de la Añada 2010. El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, José Ramón Meiriño, desveló que el Pleno del Consejo Regulador otorgó la calificación de «muy buena» a la Añada 2010, un anuncio que realizó durante la celebración de un almuerzo de trabajo con la prensa madrileña.
Los vinos de Rías Baixas se han posicionado en los últimos años como un referente de los mejores blancos del mundo, cuyo pilar fundamental es la variedad autóctona albariño alabada por los profesionales del vino. Dentro de su apuesta y dinamismo, este sector cuenta con una clara política de diversificación de productos, lo que le está llevando a la elaboración de vinos más complejos como son los Rías Baixas Barrica, Selecciones de Añadas…, son vinos que muestran su posibilidad de guarda.

La calificación de la cosecha, que incluye el conjunto de los vinos elaborados en la Denominación de Origen Rías Baixas, es fruto de un riguroso proceso de valoración mediante análisis sensoriales y fisicoquímicos de muestras representativas de los 9.616.867 litros calificados hasta el 30 de mayo, lo que supone un 44,4 % del total calificado con respecto al año anterior. La decisión del Pleno del Consejo Regulador es fruto de una política muy rigurosa de calidad, basada en un alto nivel de exigencia para la que se ha tenido en cuenta tanto las valoraciones del Panel de Catadores del Consejo Regulador, como los análisis físicoquímicos de cada una de las muestras que se comercializan, además del criterio del Órgano de Control y Certificación de la Denominación de Origen. El resultado es, según los catadores del Órgano de Certificación y Control, de vinos con elevado grado alcohólico, intensidad media frutal y floral, como corresponde a los Rías Baixas.

Según explicó el secretario general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, Ramón Huidobro, «los Rías Baixas Albariños de la Añada 2010 son unos vinos que requieren un mayor tiempo de maduración en botella y que muestran una mayor complejidad». Huidobro destacó que de momento en esta añada se ha calificado un 15% más de vino que en la anterior, un dato que adquiere aún mayor relevancia teniendo en cuenta el contexto económico que atravesamos.

Vendimia histórica
El plazo durante el cual transcurrió la referida de vendimia, entre el 15 de septiembre y el 22 de octubre, fue determinante en los resultados de la Añada. La cosecha finalizaba, después de 37 días, con un volumen total de 31.686.516 kilos de uva recogida, un 34,1% más que la campaña anterior. Según el Órgano de Control del Consejo Regulador, la cosecha fue muy satisfactoria, teniendo en cuenta que el 2010 fue muy complejo climatológicamente hablando, ya que se registró un invierno frío y lluvioso, así como un verano cálido y seco.

Sin embargo, esta situación no impidió que brotase un alto número de yemas de poda y se produjese un importante porcentaje de uva cuajada, gracias a una floración muy heterogénea. La buena climatología reinante durante el mes de agosto y septiembre propició una buena evolución en la maduración alcohólica de la uva y una acidez correcta. Según explicó el presidente del Consejo Regulador, José Ramón Meiriño, «uva y terroir se unen para dar origen a unos vinos diferenciados y únicos: los Rías Baixas Albariños» . La campaña 2010 fue la primera en que se puso en funcionamiento los procedimientos del manual de calidad aprobado por el Pleno del Consejo Regulador en aplicación de la norma UE 45011, de obligado cumplimiento para las entidades certificadoras, como es el caso de la D.O Rías Baixas.

Política de calidad
La rigurosidad del Órgano de Control de la Denominación de Origen Rías Baixas permite conocer las características de cada uno de los vinos elaborados en cada cosecha, todo ello gracias a la calificación de muestras, depósito a depósito. Cada una de ellas debe pasar por unos estrictos análisis organolépticos y fisicoquímicos. Con posterioridad, el global de estos datos es incorporado a los informes redactados por el departamento técnico de este Consejo Regulador que sirven de base para la toma de decisiones por parte de los Órganos de Gestión.

El panel de cata de este Consejo Regulador, por su parte, está integrado por 44 expertos, de los cuales son necesarios un mínimo de 5 catadores para realizar los análisis organolépticos, consistentes en catas ciegas que garantizan la confidencialidad y anonimato de las muestras.

Reconocimientos
Precisamente, el alto nivel de exigencia demostrado por las bodegas que integran la Denominación de Origen, las ha hecho acreedoras de numerosas distinciones en los más prestigiosos certámenes nacionales e internacionales. Así, los vinos Rías Baixas han recibido más de un centenar de galardones en concursos como el Concurso Baco 2011, en el que se consiguieron dos galardones y otros tantos en Cinve; otros cuatro en el Selection Mondiales des Vins; cinco premios en el Challenge Internacional du Vin; catorce en el Concurso Mundial de Bruselas; treinta y cinco menciones en el International Wine Challenge; nueve premios en el International Wine and Spirits Competition o treinta y tres distinciones en los Decanter World Wine Awards.

Además, las bodegas adscritas a esta denominación han obtenido más de 400 recomendaciones en las guías más prestigiosas del país: Guía Repsol de los Mejores Vinos de España, Guía Peñín, Anuario de «El País», y Guía ABC 2011, Guía Proensa. Los expertos en vinos elogian la variedad autóctona albariño, pilar fundamental de esta denominación, así como la evolución espectacular de este sector.

Quizá también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.