JORDANIA, UN DESTINO PARA LOS AMANTES DE LOS ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS.

Jordania es un país de grandes contrastes y no sólo cuenta con verdaderas joyas arquitectónicas e históricas como Petra o Mádaba. Así, el Reino Hachemita destaca por su gran diversidad natural y sorprende al turista que visita sus tierras por la cantidad de reservas naturales de impresionante belleza y sus atracciones ecológicas de notable relevancia en todo Oriente Medio. Para los amantes de los espacios naturales, nada mejor que un itinerario por las joyas ecológicas que esconde el Reino Hachemita.
La travesía comienza en la capital, Amán, que cuenta con el moderno centro Wild Jordan, gestionado por la Royal Society for Conservation of Nature, una edificación de diseño vanguardista donde el visitante podrá contratar alojamiento y guías, incluidas las de Dana y Wadi Mujib, al tiempo que disfruta de una comida ecológica en su cosmopolita restaurante.

Después de Amán, y tras haber recorrido pocos kilómetros desde la misma, el recorrido nos lleva hasta la Reserva Natural de Ajlún, que esconde infinitos bosques de robles, algarrobos, pistachos y fresas. En esta reserva, formada por un territorio montañoso de estilo mediterráneo, viven los jaboneros locales, que producen aromáticos jabones con las materias primas del lugar, y que gozan de una fama bien merecida a nivel internacional. Asimismo, en Ajlún es posible avistar algunos de los corzos que viven en protección en esta Reserva Natural. La Sociedad para la Conservación de la Naturaleza (RSCN) ha creado dos rutas de escalada y cuenta con una zona especial para acampar.

La cercana Reserva Natural de Dibeen, extensión de pinos de Alepo y robles es considerada como un importante enclave de biodiversidad, protegiendo a 17 especies de animales en extinción, y se presenta como el lugar idóneo para tomar un almuerzo de picnic en compañía de familias jordanas que se acercan a esta pequeña reserva desde Amán para disfrutar de las bondades de la naturaleza salvaje.

Dana es una Reserva Natural de obligada visita para los amantes de la naturaleza que se encuentren en Jordania. De imponente belleza, ofrece una amplia variedad de paisajes: montañas boscosas, laderas rocosas, dunas de arena y desiertos pedregosos. Los visitantes, además, tienen la oportunidad de conocer a los habitantes nativos de Dana, la amable y hospitalaria tribu de Ata’ta, que han habitado en este territorio durante los últimos 400 años. Abarca las preciosas ciudades de la montaña Rummana, las antiguas ruinas arqueológicas de Feynan, el poblado de Dana y los acantilados de arenisca de Wadi Ana.

Por último, el recorrido por las Reservas Naturales en Jordania nos lleva hasta el área protegida de Aqaba. De gran importancia por su flora y fauna marina, el golfo de Aqaba está situado en el noreste del Mar Rojo. Gracias a la ausencia de tormentas y las corrientes de agua templada, el lugar es ideal para el crecimiento de corales. La larga lista de diversidad natural continúa con las más de mil especies de peces, corales, crustáceos y mamíferos que viven en los arrecifes que rodean el golfo.

Quizá también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.