Nochevieja en la playa de Sidney.

Esta propuesta va encaminada a quienes desean ser uno de los primeros en entrar en el nuevo año viajando a Australia. Durante su verano, Sidney es un verdadero crisol de culturas dispuestas a disfrutar, cuyo punto álgido es Fin de Año.

De hecho, el año pasado congregó alrededor de la bahía de Sidney más de un millón de personas. Atrás queda la tradicional estampa de la ‘blanca Navidad’. Aquí se rompen los esquemas cambiándola por un magnífico bronceado.

Durante el día 31 de diciembre los espectáculos se suceden desde las 13:00 h con espectáculos y conciertos por toda la ciudad. Pero es a partir de la caída del sol cuando la animación es total con la ceremonia aborigen Indigenous Smoking y, coreografiado con una banda sonora, el espectáculo de pirotecnia Family Fireworks desde los barcos del puerto.

Tras los fuegos artificiales, Harbour of Light Parade es un desfile de más de 50 veleros iluminados en mil colores de operadores y ONGs que proyectan una imagen sin igual de la bahía.

Por último, la medianoche llega a Sídney nueve horas antes que a España, con uno de los espectáculos pirotécnicos más fascinantes y famosos del mundo. Fuegos artificiales lanzados desde los barcos, los rascacielos y desde el Puente del Puerto realizan extravagantes figuras que inundan la ciudad de mil colores. Dos puntos privilegiados para observarlo son el parque del Bicentenario en Glebe Point o el parque Pyrmont Point, si no se opta por la exclusiva opción de reservar un crucero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.