Rumanía, el más que sorprendente «país de romanos»


Tres accidentes físicos definen el territorio en el que se enclava Rumanía: la costa del mar Negro, que comunica con el Mediterráneo a través del Bósforo; el curso del Danubio y la meseta de Transilvania en el centro, rodeada por el arco de los Cárpatos. El nombre de Rumanía tiene su origen en los pueblos rumanos o ruman derivados del latín romanus «romanos»; por consiguiente, Rumanía significa «país de romanos».

Situada en el paralelo 45, Rumanía es un país que abarca el más variado relieve empezando con la playa del Mar Negro, de la más fina arena, con el Delta del Danubio que ofrece un paisaje maravilloso, paraíso de las aves, pasando después hacia llanuras amplias que alternan con verdes colinas, hasta los altas montañas, con picos cubiertos de nieve incluso en verano. Todas estas hermosuras naturales están enriquecidas por un arte y una cultura popular que permanece casi intacta desde tiempos remotos.

La arquitectura rural, los trajes típicos, los objetos utilitarios, las costumbres, los bailes y las canciones son casi las mismas desde hace más de 2000 años. El pueblo rumano tuvo que enfrentarse a muchas invasiones bárbaras y fue sometido por varios imperios, pero siempre trató de mantener su nacionalidad, al mantener intactas su fe y su cultura. Sólo de esta manera logró quedar como una isla de latinidad en un océano eslavo, ya que sus costumbres y sus tradiciones datan del tiempo en el cual se constituyó como pueblo. Un recorrido por Rumanía es un viaje lleno de sorpresas y aventuras.

Bucarest, la capital

Bucarest, la capital de Rumanía, centro nacional de la vida cultural y económica, fue fundada hace más de 500 años y es el punto de partida natural para visitar el país.

Bucarest, capital de Rumanía, cuenta con un precioso Arco del Triunfo.

Bucarest, capital de Rumanía, cuenta con un precioso Arco del Triunfo.

En los años treinta del siglo pasado, sus bulevares bordeados de árboles y arquitectura de fin de siglo le valieron el apodo de «Pequeño París». Hasta podemos encontrar un Arco del Triunfo en el elegante Soseaua Kiseleff, más largo aún que los Campos Elíseos y cubierto de flores en primavera.

Bucarest, símbolo de Rumanía, es una elegante ciudad.

Bucarest, símbolo de Rumanía, es una elegante ciudad.

A pesar de las reconstrucciones de los 80, Bucarest sigue siendo una ciudad jardín, verde y agradable, con sus cafés al aire libre en el verano y sus paseos en barco en los lagos y ríos. Muy recomendable.

La costa, el Mar Negro

Un excelente clima desde la primavera hasta el otoño y kilómetros de playas de arena dorada hacen de la costa rumana del Mar Negro el destino ideal para vacaciones en la playa. Lo tiene todo: hoteles e instalaciones modernas, una vida nocturna activa, una amplia gama de deportes y muchísimos atractivos en el interior, desde castillos hasta viñedos. Ahora que el país avanza firmemente hacia un nuevo futuro, el Mar Negro vuelve a ocupar un puesto en el mundo del turismo europeo.

La costa rumana del Mar Negro se extiende unos 245 Km., desde las reservas naturales del Delta del Danubio, fascinantes e intactas, hasta los numerosos centros de vacaciones que ofrecen múltiples actividades de ocio. Estas dos regiones son muy distintas: mientras el Delta está estrictamente preservado, los 72 Km. de la costa sur se han desarrollado en una multitud de estaciones veraniegas con Spas destinados a gentes de todas las edades e intereses, desde niños pequeños hasta abuelos pueden disfrutar de las estructuras turísticas y transportes de la ciudad de Constanta. Además, el hecho de que el Mar Negro no tiene casi mareas, permite nadar con tranquilidad.

Otros lugares de interés en Rumanía

Constanta, con su aeropuerto internacional, su puerto floreciente, sus trenes expresos desde Bucarest (2 horas y media necesitamos para llegar) y sus 2.500 años de historia – (allí vivió el poeta romano Ovidio) – es típicamente el centro cosmopolita para vacaciones en la playa. Asimismo cabe mencionar los hoteles, las tiendas, los monumentos antiguos, el magnífico casino sobre el mar y los interesantes museos. Se puede llegar fácilmente a todas las estaciones veraniegas del Mar Negro, tanto por tren como por autobús.

Situada hacia el norte, entre una maravillosa playa de arena increíblemente fina de unos 7 Km. y un lago, Mamaia es la mayor estación veraniega cerca de Constanta. Está concebida especialmente para las familias con niños. Desde mayo hasta septiembre, se practican deportes tales como buceo y paracaídas en ascensión. Restaurantes, bares y discotecas animan las noches. Es fácil organizar excursiones a aldeas típicas, a las ruinas de la antigua fortaleza griega de Histria y al Delta del Danubio.

El precioso casino de Constanta, un lujo para los sentidos.

El precioso casino de Constanta, un lujo para los sentidos.

Hacia el sur, los centros de ]upiter, Cap Aurora, Venus y Saturn ofrecen una variedad de hoteles, sitios para acampar y alojamientos para alquilar a precios baratos; Costinesti es típicamente una estación para jóvenes, con instalaciones básicas y una multitud de distracciones informales. La ciudad fortificada de Callatis, del siglo VI a.c., es hoy en día el balneario de Mangalia, con un hotel para tratamientos especiales. Este lugar, como Eforie Nord, Eforie Sud y el Spa de Neptun, ofrece una gran variedad de curas terapéuticas, baños de barro, ricos en minerales, talasoterapia y los famosos tratamientos rumanos Gerovital, conocidos en el mundo entero. El personal médico está altamente calificado y las clínicas y los consultorios están abiertos todo el año. Se puede combinar un tratamiento de alta calidad con el placer de una estancia en el mar.

Costinesti, un lugar especialmente bello.

Costinesti, un lugar especialmente bello.

Existen varios circuitos de larga distancia al Delta del Danubio, con su avifauna y sus ríos misteriosos, a Bucovina con sus legendarios monasterios «pintados» o a Bucarest, pero, en el interior y cerca, hay muchos lugares muy interesantes por visitar. En Adamclisi, a 62 Km. de Costanza tierra adentro, se erige el impresionante monumento circular edificado al fin del primer siglo de nuestra era, para conmemorar la victoria del Emperador Trajano sobre los Dacios. Industrias artesanales, tales como las tallas de madera o la alfarería, florecen en las aldeas. Las colinas están cubiertas de viñedos que producen los sabrosos vinos rumanos, entre los cuales se destaca el Murfatlar, famoso en el mundo entero.

Entre todos los atractivos que ofrece Rumanía, quizá uno de los más sugerentes sean sus castillos y fortalezas, reminiscencias de una época feudal evocadora de guerras, caballeros y paladines, armaduras, honor y sangre. En las afueras de Brasov, hay que visitar el Castillo de Bran, donde, según parece, vivió el príncipe Vlad Tepes, quien sirvió de modelo para el archiconocido conde Drácula.

El famoso Castillo de Bran, visita obligada para los amantes de Drácula.

El famoso Castillo de Bran, visita obligada para los amantes de Drácula.

El Castillo de Peles es otro lugar interesante, edificado en 1883 en Sinaia, de manera imaginativa, al pie de una montaña. Sinaia fue construida para el Rey Carlos I, a quien le debe su fama.

El Castillo de Peles, en Sinaia.

El Castillo de Peles, en Sinaia.

Poiana Brasov es la más famosa de las múltiples estaciones invernales. Está situada a 13 Km. de la ciudad de Brasov, goza de hoteles estilo chalet y de chalets independientes. Las pistas están bien mantenidas y se extienden sobre 4500 metros , ofreciendo un nivel desde lo más fácil hasta lo más difícil. La mayoría de los instructores hablan inglés, alemán o francés. La vida nocturna es activa, en los bares, discotecas, espectáculos folklóricos y cabarets.

En la región del sur de los Cárpatos, se encuentran: Sinaia, establecida como estación de invierno en los años 70, con varias pistas de esquí y una de bobsleigh; Predeal, que cuenta con 15 pistas y Busteni, que también es un centro de alpinismo en el verano. La época de nieve se extiende generalmente desde diciembre hasta marzo.

A lo largo y ancho del paisaje rumano podemos encontrar numerosas edificaciones de tipo religioso que, amén de expresar la ideología teísta de un pueblo, nos dicen mucho de su carácter y de los maravilloso de su gusto estético y arquitectónico. Son famosos entre otros el «Monasterio de Humor» con su decoración símil a un pergamino al fresco sobre sus muros, el de «Voronet» construido en tres meses y tres semanas por orden de Esteban el Grande, o la bella ermita de Durau pintada bajo la supervisión del gran artista Nicolae Tonitza.

Dicen que la gastronomía de Moldavia es la más «elaborada» de todas. El sentido es de gran meticulosidad, aptitud propia de la mujer de esa tierra. En la zona de lasi, de Vaslui y Birlad, de Piatra Neamt, Sacáu o Suceava (acabamos de enumerar algunas ciudades más importantes de Moldavia), por todas partes, la cocina está marcada por lo campesino. En la parte oeste de Rumanía, hay una zona llamada Banat, cuyo gran centro urbano es el municipio de Timisoara, donde la cocina tradicional recibió influencias serbias, conservando, a pesar de todo, una destacada personalidad. Los platos son aquí muy consistentes, las mezclas ponen de manifiesto una gran fantasía, las amas de casa son verdaderas maestras cuando se trata de preparar confituras.

Rumanía nos va a sorprender por la calidez de sus gentes, sus playas y castillos. De gastronomía contundente, sus vinos son de primer nivel. En definitiva, un lugar para muchos desconocido y para los que la visitan, inolvidable.

Cómo llegar
En avión
La compañía rumana Tarom vuela desde Madrid todos los días de la semana con destino final en Bucarest (aeropuerto Otopeni). El vuelo dura 3 horas y media aproximadamente. Otros aeropuertos internacionales son Timisoara y Constanta. Tarom ofrece también vuelos internos entre las principales ciudades.

Mapa de situación de Rumanía

Mapa de situación de Rumanía

En tren
Trenes expresos unen las grandes capitales europeas con Bucarest, la costa del mar Negro y las principales ciudades de Rumanía. La compañía ferroviaria nacional CFR integra los sistemas internacionales de tarifas, como INTER-RAIL.

Dónde alojarse
Radisson BLU Bucharest
Calea Victoriei 63-81, Bucurest 010065, Rumanía
Web: https://www.radissonblu.com/en/hotel-bucharest

El hotel Radisson Blu de Bucarest está situado en el centro de la ciudad, junto al distrito financiero y comercial. En las inmediaciones encontrará numerosos lugares de interés turístico e histórico. El hotel está a sólo 20 minutos del Aeropuerto Internacional Henri Coanda, y ofrece habitaciones lujosas y bien equipadas con conexión inalámbrica a internet gratuita y unas instalaciones magníficas.

Radisson BLU Bucharest

Radisson BLU Bucharest

El Radisson Blu alberga el casino más grande de Rumanía, el Platinum, así como varias tiendas exclusivas y el World Class Health Academy. El Academy es un balneario donde podrá relajarse en las piscinas cubiertas y al aire libre, además de disfrutar del spa exótico de Bali, que recrea el ambiente y el espíritu de Asia con las instalaciones más modernas y un sinfín de tratamientos. El Radisson ofrece una selección de bares y restaurantes que sirven comida internacional.

Más información
Oficina de Turismo de Rumanía
C/ Alcántara No. 49-51. 28006 Madrid. Tel.: 91 4014268

E-mail: oficina@rumaniatour.com

Nuestro agradecimiento a la Oficina de Turismo de Rumanía