Ammán, la joya de la corona del Reino Hachemita de Jordania

A pesar de ser una nación joven, Jordania se enclava en parajes de incalculable belleza y gran riqueza histórica. Caracterizada por sus grandes desiertos, las múltiples civilizaciones que la han poblado han dejado su huella a lo largo de los siglos. Huella en forma de ruinas, castillos, mosaicos, reservas naturales, etcétera. Una incesante belleza a la que se une la infinita amabilidad de sus gentes y que tiene como joya de la corona a una ciudad de visita obligada: Ammán.

Panorámica de la bella ciudad de Amán, capital de Jordania.

Panorámica de la bella ciudad de Amán, capital de Jordania.

La hospitalidad a raudales con la que los habitantes de Jordania reciben a los turistas es sorprendente. Pues aunque la zona pudiera parecer conflictiva por alguno de los países limítrofes, la seguridad es total y el viajero extranjero siempre va a ser bien recibido. La mendicidad está prohibida por lo que evitaremos algunos problemas comunes en otros países de la zona. Eso sí, al ser un país musulmán debemos tener cuidado con la ropa al entrar en las mezquitas o con comer o beber durante el Ramadán. El sentido común y la prudencia son las mejores consejeras a la hora de movernos por el país y debemos evitar ciertas zonas que pueden ser peligrosas, como los alrededores de los campos de refugiados y las inmediaciones de las fronteras con Israel, Siria y Cisjordania.

Probablemente, nuestra llegada a Jordania será a través del aeropuerto internacional «Reina Alia», en Ammán; es aquí donde empezamos a comprender que nos encontramos en un país diferente. Un país lleno de contrastes y encantos. Ammán es la capital del Reino Hachemita. Está situada en la zona norte del país y tiene una población aproximada de un millón y medio de habitantes. Ammán, cuyos orígenes se remontan al año 3.000 a. C fue construida sobre diecinueve montañas y es, hoy en día, una ciudad cosmopolita y moderna, con todos los adelantos de cualquier ciudad occidental.

Una gran avenida marca el recorrido de nuestra visita, es Jevel Amman, referencia a la hora de transitar por la ciudad. Desde esta avenida siete glorietas articulan la circulación, numeradas del 1 al 7. Esto es de gran utilidad para comunicarnos con los taxistas, por ejemplo. Cualquier edificio, hotel, restaurante o monumento se puede ubicar en la glorieta 1, 2, 3, etc. Al ser una ciudad eminentemente comercial, muchos habitantes saben hablar inglés, con lo que nos podemos comunicar sin problemas en cualquier lugar de Ammán.

¿Qué visitar en Ammán?

La Ciudadela es la montaña más alta de Ammán y en ella se encuentran sus primeras fortificaciones que datan de 12.000 años a. C. En su perímetro destacan el Palacio Omeya, el Templo de Hércules, la Iglesia Bizantina y el Museo Arqueológico.

El Palacio Omeya, que ha sido restaurado recientemente, data del siglo XII d.C. Destacamos en su interior la vista hacia la calzada Romana, todo un contraste de culturas.

El Palacio Omeya, en la Ciudadela.

El Palacio Omeya, en la Ciudadela.

El Templo de Hércules es un conjunto de columnas de estilo románico y escrituras griegas en sus variados dinteles. Fue construido por orden del emperador Marco Aurelio en el siglo II, d.C. El Museo Arqueológico muestra una interesante colección de piezas de la prehistoria jordana, entre otras colecciones, como la de los rollos del Mar Muerto.

Ruinas del Templo de Hércules de la Ciudadela.

Ruinas del Templo de Hércules de la Ciudadela.

El Teatro Romano, construido en el s. II, es una de las joyas de Ammán, por su ubicación y estado de conservación. Tuvo un aforo de 6.000 asientos. En su parte superior tenemos acceso a una vista de la ciudad espectacular. El Forum y el Odeón, que ha sido restaurado para actuaciones musicales, complementan al Teatro en este conjunto de ruinas romanas.

El espectacular Teatro Romano de Ammán, que data del siglo II.

El espectacular Teatro Romano de Ammán, que data del siglo II.

Hay un par de museos que podemos visitar si queremos conocer un poco más de la cultura y tradición jordana. Son el Museo del folklore jordano (situado en la misma entrada del Teatro Romano) y el Museo de las Tradiciones Populares.

Entre las mezquitas, destacamos la Gran Mezquita del Rey Hussein, construida por orden del Rey Abdullah con roca rosada y blanca sobre las ruinas de una antigua mezquita Omeya. Fue reconstruida en 1987 por orden del Rey Hussein. Es un lugar especial, donde se mezclan trabajadores a la espera de trabajo (el peculiar mercado de los pintores), tiendas de todo tipo y turistas, muchos turistas. La mezquita no se puede visitar, pues es un lugar de culto y rezo. Pero sí podemos perdernos por el Zoco (El Suq): especies, jabones, frutas, dulces, telas, túnicas, … cualquier regalo que busquemos lo encontraremos seguro. El Suq es la zona más atractiva de Ammán por sus tiendas y su gente. Ammán es un inmenso bazar.

La Gran Mezquita del Rey Husseín en Ammán.

La Gran Mezquita del Rey Hussein en Ammán.

Jerash y el espectacular yacimiento de Gerasa

Cerca de Ammán, se encuentra un yacimiento que merece nuestra atención, no es Petra pero queda cerca en belleza de la joya de la corona hachemita. Jerash se encuentra a 45 km de Ammán. En ella encontramos el yacimiento Gerasa, segundo en importancia tras el de Petra según todos los expertos. Gerasa alcanzó su máximo esplendor de la mano del emperador Trajano. Estructuras de granito y obras de ingeniería de primer nivel consiguieron que gran parte de las construcciones se hayan mantenido en un estado de conservación aceptable hasta nuestros días. La impresionante puerta sur nos recibe para llevarnos hasta la Plaza Oval (erigida en honor al dios Zeus), dejando a la derecha el Cardo Romano, con 200 de las 800 columnas todavía en pie.

El Teatro Romano Sur con 60.000 asientos es imponente. El Cardo Romano tiene 800 metros de longitud y en su pavimento, construido sobre bóvedas subterráneas, se pueden ver hoy en día las huellas de los carros de la época. Es un viaje en el tiempo inolvidable. La Catedral, la puerta de los propileos, el ninfeo, el Templo de Artemisa son otros puntos de interés en este espectacular yacimiento.

¿Qué comer en Ammán?

El plato típico por excelencia de Jordania es el Mansaf, formado por una cama de arroz cubierta con trozos de cordero guisados. Recomendamos también el Sish kebab, variedad jordana del tradicional kebab árabe, el falafel, croquetas hechas con garbanzos y el musakhan, una torta de pan árabe cubierta de pollo con cebolla, piñones y aceite de oliva. Algunos postres típicos son los Konafa, Ataif, Sahlab, o Ma’amoul. Las pastelerías de Ammán son muy recomendables.

Cómo llegar a Ammán

Muchas líneas aéreas internacionales vuelan a Ammán a diario. El aeropuerto está a 32 km al sur de Ammán. Hay un servicio de autobuses que sale del aeropuerto cada media hora con dirección a la estación de autobuses Abdali, en Ammán, aunque la forma más sencilla de llegar a la ciudad es en taxi. El trayecto dura alrededor de media hora.

Mapa de situación de Ammán

Mapa de situación de Ammán

Dónde alojarse en Ammán

Grand Hyatt Amman

Hussein Bin Ali St., Jabal Amman, Apartado de Correos 831159 – Aman 11183
Tel: +962 6 4651234
Web: Amman.grand.hyatt.com
E-mail: info@ammgh.com.jo

Situado a tan solo 30 km del aeropuerto internacional Reina Alia y a cinco minutos del centro de la ciudad, el hotel Grand Hyatt Ammán se encuentra en el barrio de Jabal Ammán, considerado el distrito financiero y diplomático de la capital. El hotel está muy bien comunicado con Zara Expo, el centro de exposiciones, convenciones y negocios de la ciudad. El Grand Hyatt Ammán cuenta con 2.500 m2 dedicada a conferencias, e incluye espacios multifuncionales y para exposiciones, salas de juntas y de reuniones, y el salón de baile Grand con 900 m2 que se puede dividir en tres espacios insonorizados. Todas las salas están equipadas con equipo audiovisual digital y acceso a Internet de alta velocidad. Además, existe un centro de negocios que cuenta con acceso a Internet de alta velocidad y servicios secretariales.

Grand Hyatt Amán

Grand Hyatt Amán

El hotel tiene gimnasio, piscinas cubiertas y al aire libre, saunas, baños de vapor, bañera de hidromasaje y salas de masajes y tratamientos. Cuenta con tres restaurantes, 32 North, donde se sirven mariscos frescos y carne a la parrilla; L’Incontro, que ofrece especialidades italianas clásicas e innovadoras; e Indochine con especialidades vietnamitas. Los huéspedes podrán disfrutar de una copa en The Lounge o relajarse en The Terrace. La discoteca del hotel, JJ’s, es el lugar ideal para bailar hasta altas horas de la madrugada.

Todas las habitaciones cuentan con vista a la ciudad y un área de trabajo independiente con acceso a Internet de alta velocidad. El baño de mármol incluye una cabina de ducha independiente con hidromasaje y batas.

Más información
Oficina de Turismo de Jordania
C/ Villanueva 5 – 28001 Madrid – Telf.: 91 781 39 87
Web: www.visitjordan.com