Tomelloso, un favorito para las escapadas de fin de semana

“Siente el latido manchego”, el slogan con el que se posicionan como referentes de la cultura manchega

Tomelloso se ha convertido en los últimos años en uno de los principales destinos dentro del turismo de escapada. En un punto geográfico privilegiado, al estar en una zona central con concurrencia de carreteras nacionales, la localidad ha sabido mostrarse como un espacio de desconexión hecho para el disfrute gastronómico y la tranquilidad.

“Siente el latido manchego”, el slogan con el que se posicionan como referentes de la cultura manchega
“Siente el latido manchego”, el slogan con el que se posicionan como referentes de la cultura manchega

Así lo ha mostrado en la última campaña turística que ha lanzado en sus redes sociales (Facebook, Instagram y Twitter), bajo el lema “Siente el latido manchego”. De esta forma, la localidad manchega es idónea para escapadas de fines de semana en pareja o con amigos. Y es que Tomelloso ha experimentado un boom turístico por su posicionamiento en gastronomía y naturaleza.

Si comparamos los datos turísticos de Tomelloso de antes de la pandemia con los actuales, correspondientes al primer semestre del año, son números bastantes cercanos. Según los registros oficiales, en estas fechas en 2019, Tomelloso había recibido 1740 turistas nacionales, datos que ahora se sitúan en 1329 visitantes y que sumaban 3010 en el segundo semestre del 2021. Sin embargo, esta cifra estas cifras solo suponen el 20% de los visitantes, ya que el 80% restante no pasan por las oficinas de turismo de la localidad.

¿Qué hace de Tomelloso un lugar imprescindible de visitar un fin de semana en esta época del año?

Su principal atractivo de cara al verano reside en el enoturismo. Una visita a sus diversas cuevas subterráneas y bodegas aseguran el disfrute de las numerosas denominaciones de origen de las que la localidad puede presumir. Estas cuevas conservan las típicas tinajas de barro y otros utensilios necesarios para la elaboración del vino, aparecieron en Tomelloso ante las grandes necesidades de elaboración y almacenamiento. Aunque han sido desplazadas por tecnologías más modernas hoy se conservan manteniendo el encanto de décadas anteriores.

Su gastronomía típica de la zona como las gachas, la caldereta de cordero o las migas, entre muchos otros platos típicos, aseguran una experiencia única que rompe la rutina de los platos más famosos españoles. Por ello, Tomelloso es un destino de descanso, comida y de aire libre. Pasear por viñedos o por las distintas rutas naturales permite descubrir una zona única cargada de sensaciones que transmiten la belleza de lo sencillo, a la vez que la oferta cultural de la ciudad hace al visitante lanzarse de cabeza a conocer la cultura manchega.