XIII Jornadas del lechazo Asado de Aranda de Duero

Se presentó a los medios de comunicación en Madrid un año más y van 13, Las «Jornadas del Lechazo Asado de Aranda de Duero»(Burgos), tradición viva entre los arandinos, que están organizadas por el Ayuntamiento de Aranda del Duero, el Consejo Regulador de la D.O. Ribera de Duero , la Asociación de Hosteleros de Aranda y Ribera ‘ASOHAR’, la Indicación Geográfica Protegida del Lechazo de Castilla y León.
Colaborando también la Lechuga de Medina y la Torta de Aranda. Estuvieron presentes la actual alcaldesa Dª Raquel González (PP), el Presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (Cepan) Lorenzo Alonso, el Director Técnico de la Lechuga de Medina, José Ignacio Velasco y  un representante de la Asociación Empresarial de Hostelería de Aranda de Duero y la Ribera, (Asohar), José Andrés Zapatero y  el presidente del IGP del Lechazo, Alfonso Sanz, los cuales explicaron las excelencias de los  productos presentados.
Los asadores participantes en las XIII Jornadas Gastronómicas del Lechazo Asado son: Restaurante- Asador Tudanca, Asador Casa Florencio, Mesón El Pastor, Asador El Ciprés, Mesón El Cordero, Mesón El Roble, Restaurante los Rastrojos, Restaurante Lagar de Isilla, Restaurante Aitana y Mesón de La Villa.
A partir del 1 de Junio del 2013 y durante todo el mes en Aranda de Duero, Capital de la Comarca, al Sur de la provincia de Burgos y a poco más de una hora y media desde Madrid, el cordero lechal será el  protagonista de estas Jornadas Gastronómicas, que cuenta con Indicación Geográfica Protegida (IGP) por el Consejo Regulador del Lechazo de Castilla y León, lo que garantiza su alta calidad. El  cordero debe pesar  entre 4 y 8 kilos, sea de raza Churra, Castellana y Ojalada y su carne debe ser tierna, entre otros puntos de valoración.
Una cita ineludible para los amantes de esta tradición gastronómica, el lechazo asado, los aromas de los Hornos de leña, que poco a poco se iran mezclando con el vino de la Ribera y sus recetas ancestrales, que durante generaciones se encuentran en sus calles y plazas, adornados con las dulzainas que recorren sus calles centenarias empedradas  y junto a su patrimonio arquitectónico y cultural,  rincones con un enorme encanto y sus bodegas subterráneas (que pueden ser visitadas) preparadas para recibir un año mas a los viajeros y amigos para degustar con los maestros asadores en sus locales sus asados, panes de aceite, lechuga de Medina; y todo esto maridado por el vino de la D.O. Ribera del Duero por un precio medio de 37 Euros.

Quizá también te guste...