Bon Jovi arrasa en el Rock in Rio Festival 2010.

Han pasado siete años desde que Bon Jovi tocó por última vez en Madrid. Fue en la Peineta, con la gira de ‘Bounce’, y desde entonces han nacido, crecido y muerto muchos grupos a los que la banda de Jon han sobrevivido. Porque lo que vimos ayer en Arganda, dentro del Rock in Rio, fue un acto de supervivencia, pero también de reivindicación, de aquello que tantas veces hemos escuchado: «los viejos rockeros nunca mueren».
Con un público fiel y entregado, coreando canciones nuevas y de antaño (algunas con más de 25 años en el libreto), el grupo de New Jersey deleitó a las 50 mil personas que antes tuvieron que aguantar un show soso y complaciente de Pereza y un contagioso pero demasiado dulzón concierto de Macaco.

Honestidad y dignidad. Así es como podemos resumir el concierto de Bon Jovi. Con un sonido claro y potente, desgranaron 20 títulos recordados por todos. Más de horas de saltos, juegos, complicidades y recuerdos, muchos recuerdos. Desde ‘You give love a bad name’ a ‘Born to be my baby’, ‘Runaway’, ‘In these arms’, ‘Keep the faith’, ‘Bad Medicine’, ‘Wanted dead or alive’, ‘Someday I’ll be saturday night’, ‘Sleep when I’m dead’… cuatro canciones de ‘The circle’, su último trabajo (‘We weren’t born to follow’, ‘Superman tonight’, ‘When we were beautiful’ y ‘Work for the working man’) y una preciosa ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen, para terminar con ‘Living on a prayer’, un himno que pasa de generación en generación.

Richie Sambora, esplendoroso en sus cambios de guitarra y vestuario, demostró una vez más que es un Artista de la guitarra con maýusculas. Un ejemplo para aquellos que se enfundan un pantalón de cuero conociendo cuatro acordes.

Dos horas en definitiva de una clase de rock en estado puro. Se dirá que es rock comercial, pero es rock y a la gente le gusta. Y la dignidad está en asumir que uno es lo que es y que ha sido lo que ha sido. Ojalá les volvamos a ver pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.