El Proyecto «Iluminando el Prado» ve la luz


El  Museo  del Prado de Madrid acaba de presentar los  primeros  resultados  de  su  proyecto “Iluminando  el  Prado/Lighting  the  Prado”,  una  iniciativa  que  implicará  la incorporación de luminarias  LED en sustitución de las lámparas halógenas que hasta ahora alumbraban sus obras. Este proyecto, financiado por la Fundación Iberdrola, permitirá al Prado  alcanzar mayores niveles de eficiencia energética, mejorar  la  conservación  material  de  las  obras  expuestas  y  favorecer  su apreciación en unas condiciones más próximas a la luz natural.

En las salas del Museo del Prado correspondientes al ala sur de la planta baja del edificio Villanueva  ya se puede observar el resultado de las fases 0 y 1 de su gran proyecto de iluminación con tecnología LED, «Iluminando el Prado», promovido por la Fundación Iberdrola.

Iluminando el Prado/Lighting the Prado

Iluminando el Prado/Lighting the Prado

Esta  iniciativa,  «Iluminando el Prado», pionera  en  España  y  de  referencia  en  toda  Europa  por  su  carácter integral, consiste en la sustitución del actual sistema de iluminación halógena por un moderno sistema de luminarias Led que permite, no solo mejorar la conservación de las obras  al  producirse  una  reducción  del  20,4%  en  el  factor  de  daño,  sino  una  mejor apreciación de las mismas por la mejor calidad de la luz. Además,  desde  el  punto  de  vista  medioambiental,  este  sistema  de  iluminación permitirá, una vez finalizado en 2017, un ahorro de energía anual  del 75% y evitará la emisión  a  la  atmósfera  de  320  toneladas  de  CO2  cada  año.  Asimismo,  reducirá  los gastos de mantenimiento ya que estos dispositivos tienen una vida útil  de 50.000 horas frente a las 1.000 horas de las lámparas halógenas.

Una vez finalizadas las fases 0 y 1 del proyecto, las salas que cuentan con esta nueva iluminación son la 60A, 61, 61A, 61B, 62, 62A, 62B, 63, 63A, 63B, 64, 65, 66, 67 y 75, correspondientes a las colecciones del siglo XIX y a los últimos años de Goya desde el 2 y 3 de mayo a las pinturas negras.

Como ilustración del proyecto «Iluminando el Prado»,  el  Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las  playas  de  Málaga  de  Antonio  Gisbert,  un  gran  óleo  de  390  cm  x  601  cm, expuesto  en  la  sala  61A  del  edificio  Villanueva,  se  mostrará  durante  un  mes combinando ambas iluminaciones (la parte izquierda de la obra mantiene la iluminación halógena  mientras  que  la  parte  derecha  aparece  ya  iluminada  con  led).  Una confrontación  de  luminarias  que  podrá  apreciarse  también  en  otras  salas  como  en la 63ª,  en  la  que  solo  una  de  las  obras  se  ilumina  con  la  nueva  tecnología.  Con  estas pruebas  el  visitante  podrá  apreciar  las  diferencias  en  la  calidad  de  la  reproducción cromática  de  las  obras,  así  como  la  visibilidad  del  volumen  y  la  distancia  desde  los primeros planos a los fondos.

Primer museo español inscrito en el Sistema de Registro de Huella de Carbono
El  Museo  del  Prado  ha  establecido  entre  sus  objetivos  la  puesta  en  marcha  de  una política medioambiental que logre minimizar el impacto de su  actividad logrando con ello  reducir  la  emisión  de  gases  de  efecto  invernadero.  En  su  compromiso  de  lucha contra cambio climático de carácter horizontal, el Museo del Prado ha elaborado planes de  actuación  con  medidas  concretas  dirigidas  a  mejorar  la  eficiencia  energética  y  la reducción de las emisiones, convirtiéndose así en el primer museo español inscrito en el Sistema de Registro de la Huella de Carbono.

La puesta en marcha de estas medidas ha  permitido  que en 2014  el Museo del Prado haya  dejado de emitir 62,9366 tCO2eq (toneladas de CO2  equivalente),  lo que supone un 4,55% menos,  y  haya  consumido 117.006 kWh menos de gas natural,  15.206 kWh menos  de  gasóleo  y  2.569,20  m3 de  agua  menos  que  en  2013,  lo  que  supone  un descenso del 23,57%, el 3,31% y el 5,46% respectivamente.

Quizá también te guste...