Medina Sidonia: un paseo por la historia de España


Visitar la ciudad de Medina Sidonia es dar un paseo a través de la historia de España, descubrir los encantos de sus calles, vestigios y huellas de las distintas civilizaciones que forman parte del recuerdo y legado histórico de esta preciosa localidad gaditana. Reconocida por la belleza de sus típicas calles donde el blanco predomina, las rejas de sus balcones y ventanas, por sus deliciosos dulces artesanos y rica gastronomía, Medina Sidonia es una de las poblaciones más importantes de la provincia de Cádiz.

Medina Sidonia vista desde el "Cerro del Castillo".

Medina Sidonia vista desde el “Cerro del Castillo”.

Medina Sidonia a lo largo de la historia

Las fuentes escritas y arqueológicas demuestran la antigüedad de la ciudad, la cual por su localización y enclave estratégico ha jugado un papel importante en el proceso histórico de toda esta zona del sur de España. Medina Sidonia se ubica en la provincia de Cádiz, en plena Comarca de la Laguna de La Janda, uno de los espacios naturales más importantes de la Península Ibérica.

La gran cantidad de hallazgos arqueológicos que se han venido produciendo a lo largo de los siglos en Medina Sidonia, así como las excavaciones sistemáticas realizadas en los últimos años, nos descubren que la ciudad romana que se levantó en este cerro hace más de dos mil años, llamada Asido Cesarina, alcanzó un esplendor urbanístico extraordinario, acorde con su estatus jurídico como Colonia de Derecho Romano.

La verdadera dimensión del urbanismo asidonense en la antigüedad está presente en las obras públicas hasta ahora localizadas, de las que es ejemplo singular este tramo de vía romana descubierta en 1997 y que discurre en parte a cuatro metros por debajo de la calle Álamo.

En la Hispania visigoda fue capital de provincia y también sede episcopal de la iglesia católica, entonces conocida como Asidona, sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla que comprendía la antigua provincia romana de Bética en la diócesis de Hispania. En 712 la ciudad es conquistada por el militar musulmán Musa, convirtiéndose así en uno de los primerior territorios ocupados durante la invasión musulmana de la Península Ibérica. En tiempos de la Reconquista fue sede de varias órdenes militares. Entre ellas destacan la Orden de Santiago y la Orden de Santa María. En 1440 entra a formar parte del Señorío de los Duques de Medina-Sidonia.

Fue en esta época (siglo XV) cuando Medina Sidonia alcanzó mayor importancia. La ciudad conserva numerosos edificios y lugares de interés, como las cloacas romanas, del siglo I; el puente romano; los restos del castillo árabe de Torrestrella, de los siglos XIII y XIV y de los arcos de la Pastora, Belén y Puerta del Sol; el monasterio de San José del Cuervo; el convento de las Descalzas, del siglo XVII; la ermita visigótica de los Santos Mártires, del siglo VII; y la iglesia de Santa María de la Coronada, de los siglos XV y XVI, uno de los ejemplos más significativos del gótico tardío gaditano. Un recorrido por la ciudad debe hacerse con mapa y cuaderno, sin duda.

Recorriendo Medina Sidonia

Nuestra primera parada puede ser la Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada, templo gótico-renacentista del siglo XVI, con torre acabada en el siglo XVII. Su retablo es una auténtica joya, así como una talla del Cristo del Perdón de 1679, realizada por Pedro Roldán. El templo consta de tres naves y es de planta de cruz latina.

La Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada.

La Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada.

La iglesia tiene tres entradas: la portada principal y puerta de la iglesia y una interior, por el claustro. La portada más antigua es la del castillo o tras coro que hoy en día no se utiliza debido al fuego que la asoló. Fue la puerta que utilizaron los Duques de Medina Sidonia para tomar posesión de la ciudad. La portada principal es de estilo herreriano, en el centro se encuentra Santa María la Coronada y, a los lados, en los intercolumnios inferiores nos encontramos a San Pedro y a San Pablo.

Llegamos a la La Iglesia de Santiago, de estilo mudéjar, siglo XVI, destaca en ella su interesante artesonado; el Santo titular es Santiago el Mayor, patrón de la ciudad y de España. La planta es rectangular y consta de triple nave de arcadas dobles. La Iglesia de San Juan de Dios se asienta sobre el terreno de una antigua ermita dedicada a San Sebastián, donde estaba el cementerio de apestados, extramuros de la Ciudad.

En 1579 se asientan en ella los religiosos Mínimos de San Francisco de Paula y los Hospitalarios de San Juan de Dios quienes, tras trasladarse al centro de la ciudad, regresan en 1650 estableciendo allí un Hospital que terminan a principios del siglo XVIII quedando tal como se conservan hoy el Patio Central y la Iglesia. Este Hospital, el más importante de la comarca, estaba dedicado al Santo Nombre de Jesús y en torno a él surge el barrio.

Lugar especial es la Ermita de los Santos Mártires, de época visigoda, es la más antigua de Andalucía, fechada en el 403. Se encuentra situada a las afueras de Medina Sidonia, rodeada de frondosa vegetación. La ermita fue una antigua casa romana perteneciente a un patricio romano, llamado Lepero. La casa constaba de varias habitaciones una de las cuales comunicaba a una torre. Dicha torre ha sido construida en diferentes épocas: la base es romana y la parte superior es de época árabe.

La Ermita de los Santos Mártires, de época visigoda, es la más antigua de Andalucía.

La Ermita de los Santos Mártires, de época visigoda, es la más antigua de Andalucía.

El Arco de Belén, conocido también como la Puerta de Belén, conduce al corazón de la villa medieval, junto a algunos lienzos de la antigua muralla, torreón y Caballerizas del Duque. Hay un altar colocado en su parte superior interna, que cobija una imagen de María Santísima de Belén que se hallaba en 1860 en el coro de las Agustinas del Convento de San Cristóbal.

El Arco de la Pastora es una puerta Árabe del más puro estilo musulmán, con un arco de herradura y una gran escalinata en su conjunto. Data del siglo X. Es una de las puertas de acceso al recinto amurallado y el más representativo de los símbolos de Medina Sidonia. Su construcción data de la época califal, en torno al siglo X. Presenta dos arcos de herradura apuntados, uno de los cuales se apoya sobre columnas reaprovechadas que pertenecieron al templo de Hércules. El conjunto está elaborado con sillares de muy cuidada elaboración a partir de piedras de canteras que se hallaron en el término municipal.

El Arco de la Pastora.

El Arco de la Pastora.

En el lateral podemos advertir una torre que tuvo por misión la guarda y defensa de esta entrada. La diferencia de niveles entre uno y otro lado del arco se salva con una rambla escalonada.

El nombre más antiguo es el de Puerta de la Salada, tomando de la cercana fuente del mismo nombre; y el de Arco de la Pastora , por el que actualmente se le conoce, se debe a una imagen que se encuentra en la hornacina que se conserva en uno de los lados internos del arco.

Tras un descanso para repostar fuerzas en alguno de los típicos bares de la zona (las tapas son sensacionales) llegamos al Ayuntamiento, edificio del Siglo XVII de estilo manierista, obra de Andrés Cárdenas, donde se ubica el Archivo Histórico Municipal. El segundo piso, de estilo neoclásico, presenta en su fachada un balcón que lo recorre de extremo a extremo y ventanas coronadas por frontones triangulares, separados por pilastras. El edificio se encuentra coronado con el escudo en piedra de la ciudad y el reloj de campana. Se ha rehabilitado un edificio anexo como nuevo ayuntamiento donde se encuentra el Archivo Municipal, quedando el edificio del siglo XVIII para plenos y actos solemnes.

El Ayuntamiento de Medina Sidonia.

El Ayuntamiento de Medina Sidonia.

La Plaza de Abastos data del año 1871, es de estructura porticada y tiene un cierto estilo mudéjar-plateresco, que recuerda una plaza mayor.  Su construcción se hizo sobre la huerta del convento de San Cristóbal y gracias al Obispo de Cádiz Arriete y Llanos. Se encuentra ubicado en las calles San Juan y Varos, teniendo acceso por ambas calles y antiguamente dos entradas por la plaza.

Es un edificio de planta trapezoidal, que se organiza alrededor de un patio porticado con cinco pilares al frente y cuatro a cada uno de sus lados, unidos por arcos rebajados, que conforman un conjunto elegante, claro y ventilado. Sus puertas dan a una galería cubierta abriéndose esta a un gran patio cuadrado.

La Alameda, situada en la Plaza de España, es llamada así por la existencia en el pasado de álamos rodeando la plaza.  La primera referencia histórica data del siglo XVI, aunque podemos aventurar que durante el Imperio Romano el foro de la ciudad podría situarse en el lugar que actualmente ocupa la Alameda. Otro lugar de interés es las Caballerizas del Duque (siglo XVI). Tras haber sido restauradas se utilizan como salón de actos y exposiciones. Estas caballereizas constan de una sola nave con muros de piedra, cubierta de medio cañón de ladrillos, una sola puerta y varias ventanas. Ha tenido diferentes usos a lo largo de la historia. Ha sido cuartel de la Guarnición Real y de la vigilancia de contrabando, Casa de Comedias en el siglo XVIII, y hasta reñidero de gallos. El Convento San Cristóbal conocido por “Monjas de Abajo”, cuenta con un excelente obrador de repostería. La iglesia es pequeña, por la gran amplitud del coro de monjas; es de una sola nave, ensanchada en el crucero, con cúpula sobre arcos y pechinas; el resto es bóveda de cañón con lunetos. El convento se centra en un patio cuadrado.

Destacamos también el Conjunto Arqueológico “Cerro del Castillo”. Las actuaciones arqueológicas realizadas nos indican la existencia de tres fortificaciones superpuestas temporalmente: Restos del castellum militar romano, Restos del alcázar árabe y Restos del castillo medieval.

El Conjunto Arqueológico "Cerro del Castillo".

El Conjunto Arqueológico “Cerro del Castillo”.

Desde el mismo momento de la llegada de los romanos, o poco después, se cree que se inicia la construcción de lo que se ha venido en identificar como un castellum militar. De éste se ha sacado a la luz la mayor parte de su perímetro amurallado, que se conserva con un alzado que supera en ocasiones los 2 metros de altura.  Este Castellum romano siguió en uso a lo largo del Alto Imperio, con una función más simbólica que real como construcción militar. En el siglo XI se construirá por los almorávides un nuevo castillo, esta vez de fábrica de tapial.  Hacia mediados del siglo XV se a inicia la construcción de un nuevo castillo, por orden del Primer Duque de Medina Sidonia, a fin de mejorar la defensa de la ciudad. La nueva fortaleza, de muros de sillarejos, mampuestos y alambor en su primer tramo, como novedad poliorcética tras la aparición de las armas de fuego, se adosará a los restos del castillo de tapial musulmán.

Medina Sidonia, un referente en repostería

Medina Sidonia es desde tiempo inmemorial un referente en repostería. Hoy día la fama de la repostería asidonese y de los dulces de Medina es tal, que va más allá de los límites de la provincia e incluso de Andalucía. El aroma que generan continuamente sus obradores se extiende por toda la población, donde esta tradición artesana, mantenida celosamente desde la época árabe, obliga siempre a los visitantes a adquirir exquisitos pasteles y dulces. Pueden degustarse en todo tiempo las exquisitas Tortas Pardas (canastilla de pasta de almendras rellenas de cabello de ángel), los deliciosos Amarguillos (mazapán a base de almendra, almendra amarga, azúcar), Piñonates, Yemas, Pastas, así como el famoso dulce asidonese por excelencia, el Alfajor.

Los riquísimos alfajores de Medina Sidonia.

Los riquísimos alfajores de Medina Sidonia.

Medina Sidonia es una ciudad abierta y bella, donde el tiempo parece detenerse en cada rincón. Quizá no sea suficiente una visita para conocer todos sus encantos… ¿nos acompañarán en nuestro próximo viaje? Y es que el hecho de dar su nombre a una de las casas nobiliarias más conocidas de España, su riquísimo pasado, su enorme protagonismo en las épocas romana y musulmana, hace de Medina Sidonia un lugar muy especial.

Cómo llegar

Medina Sidonia está ubicada en plena Comarca de la Laguna de La Janda, uno de los espacios naturales más importantes de la Península Ibérica, tanto por su extensión como por su potencial ecológico. La Comarca de la Janda se encuentra en la zona centro-sudoccidental de la provincia de Cádiz, limitando con las comarcas denominadas Costa Noroeste, al Oeste, Campiña al Norte y Campo de Gibraltar al Este. Completan sus límites el Océano Atlántico por el Sur y la provincia de Málaga en un pequeño tramo al NE.

Mapa de situación

Mapa de situación

Medina Sidonia tiene buenas carreteras de acceso, como la A-389 (conocida como la Cuesta del Tío Papa) que comunica la ciudad con la Autovía Jerez- Los Barrios A-381. Siguiendo la carretera A-389 se llega también a Arcos de la Frontera.

Las estaciones ferroviarias más cercanas al municipio son la Estación de San Fernando-Bahía Sur (20 minutos) y la Estación de Jerez (30 minutos), desde las cuales se puede acceder a trenes de Cercanías Cádiz, de Media Distancia Renfe y de largo recorrido.

El Aeropuerto de Jerez dista de Medina Sidonia 45 km.

Dónde alojarse
Hotel-Restaurante Pascual

Hotel-Restaurante Pascual

Hotel-Restaurante Pascual

Ctra. antigua Jerez-Algeciras Km. 32
Tel: 956 410 080
Web: www.hotelrestaurantepascual.com
E-mail: reservas@hotelrestaurantepascual.com

Dónde comer
Restaurante – Venta La Duquesa
Ctra. Medina-Vejer, Km. 3
Tel: 956 410 836
Web: www.duquesa.com
E-mail: info@duquesa.com

Repostería
Aromas de Medina
Crta. Medina-Paterna km. 1,5  – Medina Sidonia
Tel: 956 410 337
Web: www.aromasdemedina.es
E-mail: info@aromasdemedina.es

Más información
Excmo. Ayuntamiento de Medina Sidonia
Plaza de España 1, 11170 Medina Sidonia (Cádiz)
Tel: 956 410 005

Nuestro agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de Medina Sidonia

Quizá también te guste...