Vinos: Maravillosas rarezas del País Vasco.

Pintxos y vasos de chatos que se escanciaban al estilo de las sidras en las tabernas de Euskadi, es la imagen que probablemente nos viene a la mente cuando pensamos en los Txacolis. En el vino, y en la vida misma, la curiosidad y el inagotable deseo por la novedad nos lleva por caminos poco explorados y nos hace encontrarnos con tintos que son toda una rareza, una maravilla en estado puro, con mineralidad pronunciada y un carácter atlántico que rezuma frescura: nos referimos al Gorrondona 2011.

De vides de 150 años de edad que viven sobre suelos orgánicos y arcillosos, de una variedad tinta singularsísima y en algún momento casi extinta, la Hondarrabi Beltza; y una vinificación cuidadosa en acero inoxidable y criomaceración sale un tinto fresco que rompe esquemas y que, por si fuera poco, posee una relación calidad – precio sumamente tentadora.

De su par «blanco» podemos decir que parece que recién sale del impacto del mar que lo rodea, las laderas bajas cerca de la costa en Bakio han hecho su trabajo y nos entregan un Txacolí 100% Hondarrabi Zuri, brillante, llamativo, con aromas a cítricos, hinojo y flores, que conquista con sus matices aromáticos y su acidez bien integrada.

Dos enormes en la Denominación de Origen de Vizcaya, una oportunidad única para atreverse a romper con lo establecido y conocer unos vinos muy diferentes.

Quizá también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.