Dos ideas para disfrutar de Budapest.


Palacio de las Artes
Abierto al público en marzo de 2005, todas las partes del Palacio de las Artes están al servicio de la cultura. Es el hogar de la música clásica, jazz, world music y danza-ópera. En el piso superior del Palacio, exposiciones de arte contemporáneo que al mismo tiempo ofrece un panorama excepcional de Budapest, los puentes del Danubio y las colinas que rodean la ciudad. De impresionantes dimensiones es Béla Bartók National Concert Hall, situado «en el corazón» del edificio, evocan el ambiente de una catedral gótica. El auditorio de cuatro niveles, tiene capacidad para 1.700 personas. En su podio, músicos de fama mundial y orquestas se presentan continuamente al público amante de la música.

El Teatro con capacidad para 452 personas, se utiliza sobre todo para la danza y la música y la apertura performances. Este permanece abierto todos los días desde la mañana hasta la noche, y no sólo cuando hay conciertos y actuaciones dispone de un elegante restaurante, con un ambiente acogedor y un excelente servicio, ofreciendo a sus huéspedes la cocina húngara y continental.
Más información: www.mupa.hu

La Plaza de los Héroes de Budapest
La Plaza de los Héroes (Hösök tere en húngaro) es una de las plazas más bonitas e importantes de Budapest, tanto desde el punto de vista histórico como del arte. Se encuentra en un extremo de la avenida Andrássy (juntos forman parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad). En el centro de la plaza se alza el Memorial del Milenio o Monumento Milenario, cuyas estatuas representan los líderes de las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX y otras personalidades importantes de la historia húngara.

En la parte central de la Plaza, frente a la avenida Andrássy, se yergue una columna de 36 metros de altura, coronada con la estatua del arcángel Gabriel. Según una leyenda, el arcángel apareció en el año 1000 en el sueño de San Esteban, el primer rey húngaro, y le sugirió que se coronase y aceptase la cristianización del país. San Esteban siguió sus consejos y así Hungría se convirtió en uno de los reinos más importantes de Europa Medieval. Las alas se extienden a 85 metros y están coronadas con las esculturas alegóricas del Trabajo, Bienestar, Sabiduría, Gloria, Paz y Guerra.

La construcción del memorial comenzó en 1896, año de la celebración de los mil años del país, y finalizó en 1929 dando a la plaza su nombre definitivo. El 16 de junio de 1989, 250.000 personas se reunieron en la plaza para celebrar el histórico entierro de Imre Nagy, ejecutado en junio de 1958.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.