Más de cincuenta millones de clientes han viajado en el AVE Madrid-Sevilla, que cumple dieciocho años.

Un total de 50,7 millones de viajeros se ha desplazado en los trenes AVE que, a lo largo de 18 años, ha puesto Renfe en marcha en la línea Madrid-Sevilla desde que se inició el servicio, el 21 de abril de 1992. En el último año, entre el 21 de abril de 2009 y el 15 del mismo mes de 2010, el número de viajeros que utilizaron los 13.303 trenes AVE que Renfe puso en esta relación fue de 3.150.386.

A lo largo de estos 18 años, los trenes AVE Madrid-Sevilla, que han circulado a una velocidad máxima de 300 km/h por los 471 kilómetros de la línea, han mantenido un índice de puntualidad que cada año se ha situado en el entorno del 99%. Desde 1994, Renfe mantiene en esta línea un compromiso voluntario de puntualidad que supone la devolución del importe íntegro del billete si, por causas imputables al sistema, el tren llega a su destino con más de 5 minutos de retraso.

Esta medida, que aún hoy no tiene precedentes en ningún otro sistema ferroviario, es considerada como uno de los principales valores del producto que, desde 1992, se mantiene como el modo hegemónico en la relación Madrid-Sevilla con una cuota de mercado superior al 84%.

La oferta de la línea se ha multiplicado por cuatro
El incremento del número de viajeros y de servicios que se han ido implantando en la línea ha sido constante durante estos 18 años hasta el punto de que la oferta actual es casi cuatro veces superior a la de 1992. Entonces, el único servicio era el del AVE Madrid-Sevilla, que se inició con 6 trenes diarios por sentido. Hoy son 40 las circulaciones AVE que, en ambos sentidos, se producen cada día entre Madrid y Sevilla. Pero la línea también es utilizada por otros trenes. Es el caso de los Alvia, que enlazan Madrid con Cádiz y Huelva, los Altaria que se desplazan hasta Granada y Algeciras, los Avant Madrid-Ciudad Real-Puertollano, Madrid-Toledo, Sevilla-Córdoba-Málaga y, desde finales de 2007, los AVE Madrid-Málaga que hasta Córdoba circulan por esta misma línea. La suma de todos estos servicios eleva a 146 el número de circulaciones diarias que emplean total o parcialmente la línea Madrid-Sevilla para realizar sus recorridos.

Además, desde enero de 2009 la línea Madrid-Sevilla está conectada con la de Madrid-Barcelona a través de la variante ferroviaria construida en las proximidades de Madrid-Atocha lo que permite que entre Barcelona y Sevilla se produzcan 2 circulaciones AVE al día sin que los trenes tengan que entrar en Madrid. También utilizan esta variante 2 servicios AVE Barcelona-Málaga y 2 Trenhotel.

En total, más de 100 millones de viajeros han utilizado alguno de estos servicios.

AVE: Calidad
El primero de los servicios AVE que se implantó en España cuenta desde su inicio con un reconocimiento público que obedece a la calidad de servicio valorada por los clientes en las encuestas que Renfe realiza periódicamente para conocer la opinión de los viajeros sobre diversos parámetros del servicio que se someten a su consideración. Así, en el último sondeo realizado el pasado mes de diciembre el servicio AVE Madrid-Sevilla ha obtenido una puntuación de 7,6 sobre diez, es decir un notable alto. La puntualidad, la accesibilidad o la limpieza del tren son los atributos del servicio que mejor valoran los clientes con 9,3; 8,7 y 8,2 puntos respectivamente en una escala de 0 a 10.

Por lo que respecta a las características de los clientes del servicio AVE, cuentan con un perfil muy definido que ha variado poco desde su puesta en marcha. Los parámetros que más se han modificado son los relativos al sexo de los viajeros, que tiende a equipararse entre hombres y mujeres, y a los motivos del viaje, que en 1992 eran sobre todo de ocio mientras que en la actualidad el 61,7% de los clientes se desplaza por motivos de trabajo, un 21,1% de ocio y un 14,5% por ciento lo hace por motivos familiares.

1992-2010: de una línea a una red a una red de alta velocidad
La alta velocidad que se inició en España en 1992 con los 471 kilómetros de la línea Madrid-Sevilla es, en 2010, un entramado de líneas (Sevilla, Barcelona, Málaga, Valladolid) que ya suman más de 1.500 kilómetros, por las que a diario transitan trenes, tanto de ancho fijo como de rodadura desplazable, construidos por cinco empresas distintas (dos españolas, una canadiense, una francesa, una alemana) que emplean tecnologías distintas, tecnologías que incumben tanto a las prestaciones del propio tren como a los sistemas de señalización.

Estos trenes, que constituyen la flota más moderna de Europa, realizan más de 200 circulaciones diarias con unos índices de puntualidad muy superiores a los de la mayor parte de redes europeas y unos compromisos de calidad con los clientes que no tienen precedente en ninguna otra red del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.