De buceo por San Salvador, en Bahamas.

Cristóbal Colón dio importancia histórica a este pedazo de tierra de 163 km2 cuando desembarcó en 1492. A pesar de estar estrechamente unida a su pasado, San Salvador actualmente atrae a buzos y pescadores. San Salvador, el pico expuesto de una montaña sumergida que desciende a cerca de 4.570 m al fondo del océano, es la isla más al este del archipiélago de las Bahamas. Tiene 19 Km. de extensión, 8 Km. de largo y una población de aproximadamente 1.000 habitantes.

La isla posee muchos monumentos, ruinas y lugares de navíos naufragados que reflejan directamente su rica historia. Tiene kilómetros de playas inmaculadas y aisladas, y un mar azul esmeralda de gran transparencia donde los buzos tienen una visibilidad de 45 m. En el interior de la isla hay lagos relucientes y muchos vestigios de la época de los legalistas. San Salvador puede ser una isla pequeña, pero las oportunidades para que los turistas se relajen, exploren y se entretengan son proporcionalmente grandes. Kilómetros de playas ofrecen aislamiento y lugares de buceo con snorkel. Arrecifes y navíos naufragados ofrecen lugares de buceo que recompensan al turista. Además de las antiguas ruinas de haciendas, podremos explorar sitios históricos de los indios lugareños y subir a un viejo faro que se mueve con keroseno.

¿Quieres leer más? Visita www.gulliveria.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.