Agroturismo cultural en las Tierras del Lago de Alqueva


España y Portugal tienen muchas cosas en común. Por eso, la cooperación transfronteriza es vital para potenciar actividades que revaloricen los productos turísticos comunes. Gracias al Proyecto ADLA (Acciones para el Desarrollo de las Tierras del Gran Lago de Alqueva), del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Portugal 2007-2013, cofinanciado con fondos FEDER y del Gobierno de Extremadura, es posible descubrir lugares con un enorme encanto. 

El embalse de Alqueva es el lago artificial más grande de la Europa Occidental, ocupando un área de 250 km² (83 Km. de largo) entre España y Portugal. La presa, construida sobre el río Guadiana en la freguesía de Alqueva, alcanza una altura de unos 100 m. y una anchura de 450 m. Casi la totalidad del embalse se enclava en el Alentejo portugués aunque hay una parte que se halla en el suroeste de la provincia de Badajoz. Es un mar de agua dulce que despliega ante el visitante un abanico de oportunidades para el ocio en contacto con la naturaleza: paseos en barco, pesca, caza, senderismo, etc.

Dos localidades destacan a ambos lados del Alqueva: Alconchel en España y Monsaraz-Reguengos de Monsaraz en Portugal. Entre ambos, apenas una hora de camino. Entre los dos, todo el crisol turístico se muestra orgulloso: patrimonio histórico y cultural, agroturismo y gastronomía de primer nivel.

Entre espectaculares dehesas de encinas y alcornoques aparece ante nuestra vista Alconchel, un precioso pueblo del suroeste de la provincia de Badajoz, cerca del lago de Alqueva. Villa con gran historia (fue territorio fronterizo de gran importancia estratégica en la Edad Media), destacando varios momentos en el tiempo: la repoblación en la segunda mitad del siglo XII por parte de Alfonso I de Portugal; 1264, cuando Alfonso X el Sabio recupera la plaza para la Corona de Castilla y la cede a los Templarios. En la mitad del siglo XV vuelve a manos de Portugal para pasar más tarde de nuevo a manos españolas, ya definitivamente. Cuando los enfrentamientos con la vecina Portugal terminaron Alconchel pudo descansar en paz.

Cuatro lugares de este pueblo blanco de gran hospitalidad y simpatía llamarán nuestra atención por encima del resto: el Castillo de Miraflores, la Noria del Huerto de Aguilar, la Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios y la Plaza Mayor.

El formidable castillo roquero de “Coluche” o “Miraflores”, sobre la cima del cerro del mismo nombre es la imagen del pueblo. De origen árabe, fue modificado primero en el siglo XII por el rey portugués Alfonso I, más tarde por la Orden del Temple y ya en el siglo XVI por orden de Gutiérrez de Sotomayor quien promovió el acondicionamiento de sus defensas para poder disponer de artillería. Espectacular en la distancia, originariamente se componía de triple recinto, con una poderosa torre de Homenaje, un patio de armas, aljibes, mazmorras, capilla y otras dependencias. Proyectos como la construcción de una hospedería y un centro de interpretación están en marcha. Sin duda, una idea arriesgada pero esperemos que afortunada.

En las inmediaciones del Castillo encontramos en un huerto de propiedad privada, una de las maravillas de Alconchel, la Noria del Huerto de Aguilar, que parecida a un aljibe es de origen mudéjar. Se encuentra en perfecto estado de conservación; consta de un pasillo con techos de lajas de pizarra, carillón para sacar el agua y una escalera para bajar por ella cuando el nivel del agua baja. Precioso lugar.

La Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, de estilo gótico renacentista del siglo XVI, es sencilla y muestra una portada adintelada y una amplia escalinata delantera.

La Plaza Mayor o “Terrero”, lugar donde se encuentra el Ayuntamiento de la localidad es punto de encuentro y celebración (Alconchel es uno de los pueblos de los pueblos de la comarca en el que más fiestas se celebran, llegando a tener una en casi todos los meses del año). Curiosa es la antigua cárcel del pueblo, donde podemos encontrar utensilios e imágenes de épocas pasadas.

Alconchel se ha visto beneficiada por las numerosas actuaciones de urbanización y equipamiento abordadas en los últimos tiempos. Su embellecimiento y cuidado de la arquitectura popular junto con su gastronomía (tintos de pitarra, quesos, ibéricos y dulces) y artesanía (especialmente las baldosas) son el reclamo perfecto.

En las explotaciones agroganaderas alrededor de Alconchel (como la Finca La Cercada) podremos disfrutar de todo lo relacionado con el ganado vacuno (proceso de cría, su vida en la dehesa, el manejo con la ayuda de los caballos); así como con el cerdo ibérico, visionando su evolución desde la producción del lechón hasta la finalización del engorde en montanera (una experiencia única); podremos degustar productos típicos de la zona (sensacionales los ibéricos de Rafael Gómez Nogales y los productos de Panadería La Tahona) e incluso disfrutar con un espectáculo de doma que hará disfrutar a los amantes de los caballos.

A una hora de camino, ya en Portugal, llegamos a un lugar mágico: Reguengos de Monsaraz. La villa de Monsaraz fue habitada por romanos, visigodos, árabes, mozárabes, judíos y cristianos. Todos ellos dejaron huella de su paso por la historia de este precioso pueblo, una villa medieval fortificada en la que destaca su Castillo.

Merece la pena perderse por sus calles recorriendo cada rincón. Una maravilla para los amantes del arte, la cultura y la historia. Aquí todo está en calma. Reguengos de Monsaraz es una zona vitivinícola por excelencia, con magníficos vinos apreciados en todo el mundo.

En Reguengos de Monsaraz es muy interesante conocer la alfarería en São Pedro do Corval. Esta freguesía es el mayor centro alfarero de todo Portugal, contando actualmente con 23 alfarerías. En la “Bienal Cultural de Monsaraz – Museo Abierto” podemos disfrutar de exposiciones, conferencias, conciertos de música, teatro, artesanía,… en la segunda quincena de julio.

A 45 minutos de Monsaraz se encuentra Amieira Marina, el mejor lugar para conocer de primera mano el lago Alqueva. Aquí, en este precioso puerto deportivo, con vistas excepcionales se pueden realizar actividades tan variadas como pesca, ciclismo, canoas, submarinismo, fotografía. Todo en un ambiente familiar y un clima privilegiado. Alquilando un barco a precios muy razonables y sin ser necesaria una licencia para pilotar (con una clase teórica y otra práctica es suficiente) podremos amarrar en cualquiera de los pueblos que rodean al lago. Todas las embarcaciones disponen de un sónar y un GPS, así que pueden estar tranquilos. La opción de la casa-barco es muy recomendable.

En definitiva, el Gran Lago de Alqueva ofrece todo un crisol de opciones de ocio. Una experiencia inolvidable.

Cómo llegar

Alconchel está situado al suroeste de la provincia de Badajoz, a mitad de camino entre Olivenza y Jerez de los Caballeros. Dista de Madrid 445 km. aproximadamente, por la A-5 (buena carretera). Reguengos de Monsaraz se encuentra a 1 hora aproximadamente de Alconchel. Son 55km. de buena carretera y excepcionales vistas.

Dónde alojarse
Hotel Rural Horta da Moura****
Apartado 64, Monsaraz / 7200-999 Reguengos de Monsaraz
Tel.: (+351) 266 550 100
http://www.hortadamoura.pt

Dónde comer
Amieira Marina
7220-999 Amieira
Tel.: (+351) 266 611 173 – (00351) 933 127 905 / Email: reservas@amieiramarina.com
http://www.amieiramarina.com

Más información
Ayuntamiento de Alconchel
Plaza de España, nº 3 – Alconchel
Tel.: 924 420 001
E-mail: alconchel@dip-badajoz.es
http://www.alconchel.es

Câmara Municipal de Reguengos de Monsaraz
Plaza de la Libertad, nº 5 – Reguengos de Monsaraz
Tel.: (+351) 266 508 040 – (+351) 266 508 051
E-mail: geral@cm-reguengos-monsaraz.pt / turismo@cm-reguengos-monsaraz.pt
http://www.cm-reguengos-monsaraz.pt

Quizá también te guste...